Cárcel

Solicitan a las autoridades estatales y federales que efectúen una investigación sobre este asunto.

Supuestos malos tratos a los confinados y a sus familiares durante las visitas en la institución penal 501 de Bayamón, así como la eliminación de los servicios religiosos los domingos, fueron denunciados por la población correccional de este complejo carcelario.

En una misiva enviada a EL VOCERO, solicitan a las autoridades estatales y federales que efectúen una investigación sobre este asunto.

Señalaron a la superintendente de la institución Loreine Martínez y a los tenientes identificados como Cabán y Verdesía como los responsables de la situación en la cárcel.

En la carta se alega que se violan los derechos constitucionales y detallan que los servicios religiosos para los reclusos católicos los domingos fueron eliminados y se ofrecen los miércoles, jueves y sábados.

“La superintendente Martínez desde que fue trasladada a esta institución Bayamón 501 ha estado atacando los servicios religiosos. Comenzó cancelándolos en el salón de visitas cuando se realizaban allí por años pero, por capricho y egoísmo, ahora se brindan en un almacén de los alimentos. En un lugar maloliente, que comparte la pared por un lado con el área de lavar las bandejas de alimentos y entre la peste a las sobras de comida y el ruido según tiran las bandejas y los gritos de empleados, es imposible realizar los servicios de cada ideología religiosa”, expresa la carta.

Señalan que el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) les ha respondido que los oficiales de custodia han pedido tener libre los domingos. “Pero, si fuera así los policías no trabajarían los domingos”, expusieron.

Corrección, por su parte, indicó que la determinación se tomó luego de reuniones con las capellanías de las distintas denominaciones religiosas que brindan servicios a los confinados en esa institución.

Reacciona Corrección

“En la reunión, estuvieron presentes representantes de la capellanía católica, protestante, pentecostal y testigos de Jehová”, reaccionó el DRD mediante declaraciones escritas.

La comunicación indica que durante “la reunión se llegaron a acuerdos donde cada capellanía estaría brindando el servicio religioso de su denominación dos días a la semana ayudando a que todas las denominaciones puedan ofrecer sus servicios. Además, se le ofreció un nuevo salón con mejores facilidades y más grande para sus servicios, que de forma permanente permita brindar su importante servicio religioso”.

Los confinados por su lado señalan que varios oficiales en el área de visitas maltratan a los familiares de los reos y específicamente mencionaron que las féminas maltratan a las personas de edad avanzada.

Sobre esta queja la agencia indicó que se reestructuraron los días de visitas para que de esta forma los visitantes cuenten con un día adicional a la semana para compartir con sus familiares.

“En el pasado, la matrícula de la institución contaba con sábados y domingos como únicos días de visitas, en la actualidad, los días de visitas aumentaron a tres; miércoles, jueves y sábados”, dicen las declaraciones.

Ambiente de “opresión”

Los reos aseguran que el teniente Cabán es protegido por una empleada de las oficinas centrales de Corrección. Menciona, además, que la superintendente Martínez interpuso una demanda contra otro empleado por lo que se ha vuelto intocable.

“Estas personas actúan como nazis. Ellos en vez de ver la rehabilitación como método para crear una persona de provecho, pues no. Para ellos estar oprimiendo, presionando y hostigando es la mejor rehabilitación”, reza el documento.

“Queremos recalcar que esta institución no ha explotado en un disturbio porque entendemos que no es la solución, solo queremos que trasladen a estas tres personas”, afirman.

Anticipan que en caso de que sus denuncias no sean atendidas, solicitarán la ayuda de organizaciones que le ofrecen apoyo a los confinados.