Fiscalia federal

Una treintena de 50 integrantes de una violenta organización de tráfico de drogas y armas, fueron arrestados esta madrugada por agentes federales, luego de operar desde 2013 en los residenciales José Gándara y Hogares de Portugués en Ponce y generar millones de dólares.

El grupo enfrenta cargos por conspiración para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas y distribución de drogas.

Dieciséis de los acusados enfrentan cargos por posesión de armas durante la comisión de un delito de narcotráfico.

Como parte de la conspiración, los miembros de la ganga realizaban reuniones para discutir las actividades de la misma. Estos tenían acceso a diferentes vehículos para transportar dinero, narcóticos y armas de fuego.

La jefa de la fiscalía federal Rosa Emilia Rodríguez, identificó a los líderes de la pandilla como Christopher Román Medina apodado “Keke”y Víctor Torres Galindo, mejor conocido como “Manuel Silva”.

Seis de los acusados por un gran jurado fueron arrestados en Estados Unidos y siete ya estaban ingresados en cárceles estatales y federales. Otros están haciendo trámites para entregarse.

Se alega que la organización creaba etiquetas para identificar las sustancias controladas como “recetadas”, con el propósito de engañar a las autoridades tratando de hacerles creer que la sustancia controlada estaba autorizada para tratar condiciones médicas. “Por ejemplo, la marihuana la empacaban en frascos con etiquetas para que las autoridades pensaran que era cannabis medicinal”, precisó Rodríguez.

Rodríguez destacó que cometían actos violentos contra los miembros de la pandilla que no seguían las instrucciones de los líderes, así como residentes de los complejos de vivienda.

Se alega que los integrantes de la ganga trancaban portones de escaleras de los residenciales para vender los narcóticos.

La fiscal del caso María Montañez indicó que el grupo generó millones de dólares, producto del trasiego de drogas.

El grupo se expone a sentencias entre diez años de prisión a cadena perpetua.

Los arrestos fueron efectuados por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el Negociado Federal Antidrogas (DEA), de la Oficina de los Alguaciles Federales y la Policía de Puerto Rico.

Estos serán llevados a la vista inicial ante el magistrado federal Marcos López.