Policía

>Archivo/EL VOCERO

Las autoridades investigaron diez asesinatos entre el Jueves Santo y el Domingo de Pascua, que elevaron a 169 las muertes violentas registradas entre el 1ro de enero y el 4 de abril, un aumento de seis comparado con el mismo periodo en 2020.

Las últimas dos muertes ocurrieron en la noche del domingo.

Según los informes de la Policía, a las 8:07 de anoche fue tiroteado Luis Francisco Burgos Rosado, de 40 años, en la calle Linares del residencial Manuel A. Pérez, en San Juan.

Burgos Rosado, quien cumplió una condena en una cárcel federal, fue llevado por un familiar al Dispensario San José, donde se certificó que había llegado sin vida.

El agente Melvin Berríos y el teniente José Bonilla, de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan, iniciaron la investigación. El fiscal Orlando Velázquez ordenó el traslado del cadáver al Instituto de Ciencias Forenses.

Por otro lado, a las 10:43 de la noche del domingo se desató una balacera en la PR-130 en el barrio Capáez, en Hatillo, en la que fue ultimado David Orlando Torrado Reyes, de 42 años.

La víctima, según la Policía, tenía expediente criminal por casos de drogas, armas y agresión contra un agente del orden público. Murió en el acto al recibir un disparo en la cabeza.

Dos jóvenes, de 19 y 20 años, resultaron heridos. Los agresores viajaban en un Nissan Sentra color anaranjado.