Douglas Leff

El jefe del FBI, Douglas Leff, dijo que este será un intenso verano de trabajo para su equipo.

Para el director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en Puerto Rico los casos de corrupción que son investigados por su agencia no son aislados, sino que constituyen un patrón de comportamiento y los mismos son cometidos por “un mar de peces grande”.

El titular del FBI ofreció ayer varias entrevistas en diferentes medios de comunicación, entre ellos EL VOCERO, en las que indicó que realizan esfuerzos para investigar múltiples contratos, las circunstancias y trasfondo de cada uno, así como irregularidades en distintos procesos de subasta.

“En Puerto Rico hay un mar de peces grande. Lo que hemos visto hasta ahora no son casos aislados, son patrones de comportamiento y van a continuar”, dijo Leff entrada la noche al analista Enrique “Kike” Cruz en su programa Análisis 630.

En la tarde, Leff dijo a este diario que hay “armas calientes” que permiten descubrir las circunstancias “y muchas veces descubrimos evidencia circunstancial que es muy fuerte de que hubo un acuerdo para un soborno”.

Contratos con más dinero

En esa línea, afirmó que se han adjudicado contratos millonarios a empresarios que obtuvieron más dinero del que era necesario.

“Me refiero a contrataciones muy caras, generalmente un grupo. Es una lástima que en esta época hay ciudadanos que no tienen un techo permanente, que necesitan ayuda, y hay funcionarios que tendrían la noción de pagar más de lo necesario para ayudar a un amigo o un miembro de su familia, para dar un trabajo fantasma a un miembro de su familia, o dar un contrato a un empresario porque otra persona con influencias insista en que se le adjudique. Es grave que ocurra este tipo de conducta mientras hay tantos ciudadanos que sufren”, afirmó Leff a EL VOCERO.

Mencionó como ejemplo el que una “persona X” presentó una propuesta para la obtención de un contrato por $2 millones y que finalmente se le adjudica a la “persona Y”, aunque las “persona X” podía efectuar el mismo trabajo por menos costo al erario pero el ganador aportó a alguna campaña política.

“Hay una cosa que la ley llama ‘quid pro quo’, que es una cosa de valor. El Tribunal Supremo ha sido muy específico recientemente y ellos dijeron (los jueces) que una cosa de valor —como el apoyo a una campaña política—, por un acto oficial que sería la adjudicación de un contrato —puede ser un trabajo fantasma o un trabajo legítimo—, que un oficial público reciba algo de valor a cambio (es un delito)”, apuntó.

De igual forma, dijo que también revisan el otorgamiento de contratos que no necesitan pasar por el proceso de subasta.

Pesquisa a todos los niveles

Al ser cuestionado sobre si se investiga a personas de alto nivel, respondió que de todos los niveles.

“Necesitamos escoger nuestras palabras muy atentamente porque es importante que el público entienda con transparencia lo que estamos indagando, pero no podemos insinuar a ninguna persona en específico. En estos momentos es un reto, pero vamos a seguir recibiendo evidencia imprescindible del público”, expresó.

No rechazó ni negó que exista un gran jurado en el distrito sur de Nueva York.

Indicó que en muchas ocasiones los agentes del FBI en la Isla trabajan junto a la Fiscalía de Nueva York y de Washington.

Observó que en Washington tienen varias divisiones y que una de ellas es la de Integridad Pública. “Y ellos pueden abrir algún gran jurado en el distrito que quieran”, precisó.

Mencionó que el distrito de Nueva York cuenta con muchos recursos para las investigaciones.

Tardan los casos de corrupción

Ante las críticas de personas que han expresado que no ven consecuencias por la comisión de delitos, como lo es el caso de los coacusados con el convicto empresario Anaudi Hernández, que enfrentaron el juicio, que fueron encontrados culpables el 7 de octubre de 2016 y no han sido sentenciados, respondió: “He escuchado esas palabras en la calle y entiendo, pero primeramente la Fiscalía maneja los procesos judiciales”.

A esas personas Leff les hizo un recordatorio. “Por lo general los casos de corrupción pública son los más complejos, toman más tiempo que otros casos que nosotros investigamos”.

Destacó que la Fiscalía federal en Puerto Rico es una de las que presenta un número mayor de casos en comparación con otros distritos de Estados Unidos. Dijo que le sorprendería que no vayan a ocurrir arrestos en relación a los casos que están bajo investigación. Aunque no precisó cuándo, anticipó que durante este verano estarán muy activos. Rechazó responder si tienen en la mira a políticos de los principales partidos.

“Realmente estamos investigando todo lo posible. Nosotros en el FBI no somos políticos y no nos importa el partido, vamos a continuar investigando”, aseguró.