Néstor
Néstor Alonso fue acusado por delitos de corrupción en el foro federal. >Archivo/EL VOCERO

El juez federal Raúl Arias acogió la petición de la defensa del exrepresentante Néstor Alonso Vega, acusado por participar en un esquema de fraude de entre $40 mil a $80 mil, para que el juicio se celebre en marzo de 2022.

El abogado del expolítico Michael Corona, radicó una moción en la que solicitó la posposición del proceso judicial, debido a que necesita tiempo adicional para revisar el descubrimiento de prueba.

El juicio se celebrará el 21 de marzo y la vista con antelación al juicio fue pautada para el 7 de marzo.

Corona solicitó sin éxito a Arias que le ordenara al ministerio público proveer el descubrimiento de prueba a su cliente bajo el sistema de lectura “Braille” u otro método que le facilite asistir en su defensa. El exlegislador es no vidente.

Contra Alonso Vega pesan cargos por robo de fondos del gobierno de Puerto Rico, soborno y comisiones ilegales “Kickbacks” y fraude electrónico de sus servicios honestos.

El legislador que se expone a un máximo de 20 años de prisión, se encuentra en libertad bajo fianza.

Se alega que a principios de 2018, el expolítico infló el salario de la “Persona A”, de $760 quincenales a $1,446.52. A partir de mayo de 2018, incrementó el salario a $2,043.08.

A partir de julio de 2018, el salario de la “Persona A”, se redujo a $1,417, debido a un recorte presupuestario. Sin embargo, a partir de octubre de 2019, el salario gubernamental neto de la “Persona A”, volvió a aumentar a aproximadamente $2,270.68 y se mantuvo en ese nivel hasta julio de 2020, cuando dejó de laborar en su oficina.

De acuerdo al pliego, de cada cheque del salario inflado, se acordó que la “Persona A” tenía que devolver la mitad del monto total del aumento cada día de pago.

El acusado utilizó una variedad de medios para recibir los pagos ilegales. En ocasiones la “Persona A”, transfería el dinero mediante ATH móvil.