Comedor escolar

El juez superior Anthony Cuevas fijó 48 horas para que el Departamento de Educación (DE) exponga porque no se debe conceder el remedio solicitado por padres y entidades sin fines de lucro, para que los comedores escolares abran y cubran la necesidad de alimentos de los estudiantes durante la emergencia del Covid-19.

“Queda apercibida la parte promovida que, de no comparecer por escrito en el término especificado, se estará allanando a las alegaciones de Mandamus presentado y se procederá a expedir el remedio solicitado, sin citarle ni oírle”, señaló el juez de San Juan.

El recurso fue presentado por cinco organizaciones sin fines de lucro y siete familias, para que el DE “cumpla con su deber ministerial, que es brindar alimentos a los niños y a la población en la situación de emergencia”, señaló Osvaldo Burgos, abogado de los demandantes. “Estamos solicitando al tribunal que obligue a la agencia a abrir las cocinas no para que vayan allí a comer, sino para que activen todo un proceso donde la gente que necesite alimento pueda recibirlo”.

Entre las entidades demandantes están el Comité Timón de Familiares de Personas con Impedimentos, Proyecto Matria, Casa Juana Colón Apoyo y Orientación a la Mujer Inc., Organización Solidaria Humanitaria y Comedores Sociales de Puerto Rico. Las familias en el recurso son de los pueblos de Orocovis, Villalba, Cayey y San Juan.

Burgos dijo que también piden que el DE “cese y desista” de usar a las organizaciones sin fines de lucro para donarles los alimentos de la agencia, “cuando sabemos que no son suficientes y que no tienen la infraestructura que tienen los comedores”.

Explicó que el caso de las familias demandantes evidencia el hambre existente en muchas partes de la Isla y que se ha empeorado con la situación del coronavirus. “Comedores Sociales, por ejemplo, ha recibido más de 1,000 llamadas que no ha podido atender porque no tiene alimentos para distribuir. Los mismo pasa en Casa Juana Colón, Solidaridad Humanitaria y Proyecto Matria, porque son organizaciones que están viendo a sus comunidades pasando hambre”, sostuvo.

Hace varios días, Educación anunció que —a través de la Autoridad Escolar de Alimentos— ha donado más de 350,000 libras de alimentos desde que comenzó la cuarentena a organizaciones sin fines de lucro.

No obstante, Burgos indicó que esa cantidad de alimentos no es suficiente para saciar el hambre, toda vez que el Banco de Alimentos de Puerto Rico anunció ayer que las compras de emergencia individuales se agotaron.

“La demanda de alimentos supera por mucho lo que podemos entregar en este momento”, comunicó el banco en un mensaje colgado en sus redes sociales.

En tanto, el abogado fue enfático en que 350,000 libras de alimentos equivale a una lata de habichuelas por estudiante de escuela pública para 44 días de toque de queda. “Cuando uno mira el número y lo divide son 100,000 paquetes de arroz y eso no da para alimentar a la población del País en necesidad. Tomando en cuenta que hay gente que no ha superado lo de (huracán) María, los temblores en el área sur y mucha gente sin hogar”, expuso Burgos.

El portavoz de prensa del DE, Aniel Bigio, indicó que la agencia aún no ha sido emplazada. “El departamento al momento no ha recibido la demanda. Una vez la reciba estaremos en posición de hacer expresiones”, afirmó.

La Red por los Derechos de la Niñez y la Juventud estima que siete de cada 10 niños viven bajo niveles de pobreza en Puerto Rico y que el 68% de los menores que van a la escuela pública vive bajo niveles de pobreza, siendo la población infantil la más golpeada durante las emergencias.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.