Pablo Casellas

La jueza del Tribunal de Primera Instancia de Bayamón Nerisvel Durán Guzmán, señaló para el 13 de mayo la próxima vista de status del caso contra Pablo Casellas Toro, acusado por el asesinato de su esposa Carmen Paredes, en la que señalará la fecha del nuevo juicio, el cual se iniciaría para el 2022.

El abogado de Casellas Toro, Harry Padilla espera a que el Tribunal de Apelaciones le indique cuándo deberá presentar los alegatos en relación a los cargos menos graves por destrucción de evidencia que pesan contra su representado.

Los cargos graves -asesinato- fueron devueltos al Tribunal de Primera Instancia.

“Los cargos menos graves no le aplica la regla de la unanimidad del veredicto porque se ven por Tribunal de Derecho, lo decidió (el fenecido juez José) Ramírez Lluch. Ese menos grave todavía está en el apelativo y por eso se sometieron unas transcripciones que ambas partes estuvimos de acuerdo y ahora hay que esperar que el Tribunal le ordene a él para radicar el alegato. Obviamente, en el caso de él (Padilla) lo hace él y en el caso mío lo hace el Procurador General. En consideración a eso hemos estado esperando que termine de radicar todo lo que vaya a radicar sobre el menos grave en el apelativo”, señaló la fiscal Janet Parra.

Parra le solicitó a la jueza que señalara una fecha para juicio y la magistrada pautó para el 13 de mayo una vista de status en la que Padilla le informará si ya presentó o no su alegato o cuánto le falta. Ese día se escogerá la fecha para la selección del jurado.

“En los próximos días o semanas vendrá una resolución del tribunal aprobando el haber recibido la transcripción de la prueba. Son más de 1,000 páginas. Una vez que el tribunal la apruebe empiezan a cursar 30 días para yo radicar el alegato, luego vienen 30 días más para que el procurador general replique a su alegato y entones el caso queda sometido”, explicó Padilla.

La fiscal destacó que la selección del jurado del primer juicio tomó un año y que con la pandemia por el Covid-19 pudiera extenderse.

“La vez anterior nos tardamos un año en escoger el jurado y podíamos tener en sala 20 a 25 candidatos a jurado y ahora solamente podemos tener de cinco a seis personas”, apuntó Parra.

Observó que la orden para la celebración de un nuevo juicio se debió únicamente a la unanimidad en el veredicto del jurado -11-1-.

“Aquí se le hizo justicia a Carmen Paredes. Aquí un jurado encontró culpable a Pablo Casellas. Este caso está en nuevo juicio porque el Tribunal Supremo determinó que debía ser por unanimidad. Pero, aquí nunca se ha cuestionado el valor de la prueba que se pasó y nunca se ha cuestionado que el veredicto haya sido tomando en cuenta una prueba no creíble”, afirmó.

El 1ro de marzo de 2015, el fenecido juez José Ramírez Lluch sentenció a Casellas a 109 años de prisión por el asesinato de su esposa. Este fue encontrado culpable por un jurado -con votación 11-1- por asesinato en primer grado, destrucción de pruebas e infracción al artículo 5.15 de la Ley de Armas.

El 27 de mayo de 2020, el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico ordenó la celebración de un nuevo juicio contra Casellas Toro.

Los jueces expusieron que tras realizar un extenso análisis sobre el desarrollo doctrinario de la institución del jurado y guiados por el dictamen de Ramos v. Louisiana del Tribunal Supremo federal, el Tribunal Supremo de Puerto Rico reconoció que la unanimidad es parte esencial del derecho a un juicio por jurado.

Casellas, quien no acudió a la vista de hoy, se encuentra en libertad bajo fianza tras prestar una fianza de $2 millones.