Tribunal Federal

>Archivo/EL VOCERO

La defensa de varios de los cuatro agentes de la división de Drogas de Caguas que fueron acusados por robar pirotecnia, equipo electrónico y dinero, iniciaron conversaciones con la Fiscalía Federal con miras a hacer alegación de culpabilidad por este caso, según trascendió hoy durante una vista de status ante el juez federal Francisco Besosa.

La fiscal Marie Christine Amy, informó al juez que le suministró a la defensa el descubrimiento de prueba, que consiste, entre otros, en grabaciones en audio y vídeo. Indicó que ha comenzado conversaciones con algunos de los abogados de defensa para llegar a acuerdos de culpabilidad.

Mientras, los abogados Iván Santos, Michael Corona y Eduardo Ferrer, solicitaron a Besosa que les conceda tiempo adicional para terminar de examinar la prueba e informarle si sus clientes enfrentarán el juicio o se declararán culpables.

La fiscal destacó que son muchas las horas de audios y videos y que proveyó las transcripciones en inglés y español.

El sargento Miguel Conde Vellón y los agentes Luis Rodríguez García, Carlos Boyrie Laboy y Quermie Márquez Rivera, fueron acusados por un gran jurado el 27 de agosto de 2020 por cuatro cargos de conspiración para cometer robo y dos cargos de robo de propiedad del gobierno.

Los acusados permanecen en libertad bajo fianza.

El pliego alega que Conde Vellón, Boyrie Laboy y Rodríguez García se ayudaron y conspiraron para ilegalmente tomar dinero y artículos de un confidente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), que los acusados pensaban que estaba involucrado en la venta ilegal de pirotecnia.

El 29 de diciembre de 2016 Conde Vellón, Rodríguez García y Boyrie Laboy, actuando en su carácter oficial y utilizando armas de fuego, allanaron una residencia ubicada en el Barrio Duque, carretera PR-971, kilómetro 10.9 en Naguabo, utilizada para guardar la pirotecnia.

Los acusados registraron la vivienda y encontraron múltiples cajas de pirotecnia y $2,995, producto de la venta ilegal de estos dispositivos. Entre estas: cajas de fuegos artificiales que contenían cada una 40 piezas, dos cajas con 53 piezas de fuegos artificiales Thunder Max y una caja que contiene 18 piezas de fuegos artificiales de Premiere FWK.

De acuerdo a la acusación, los acusados se apropiaron del dinero y se lo dividieron.

Ese mismo día Rodríguez García se reunió con un confidente del FBI, con quien presuntamente había conspirado y le entregó $1,500, producto del dinero robado.

La pirotecnia y el dinero robado ​​eran propiedad del gobierno Estados Unidos.

 Para el 15 de junio de 2017 Conde Vellón, Rodríguez García, Boyrie Laboy y Quermie Márquez Rivera, realizaron una entrada forzada y no autorizada a una residencia, ubicada en el barrio Calabazas en Yabucoa. 

Se alega que los acusados ​​registraron la residencia para localizar y robar dinero en efectivo y bienes pertenecientes del presunto vendedor ilegal de los equipos. 

Encontraron y robaron dos tabletas Samsung y $6,350 que creían eran producto de una actividad ilegal.

En ninguno de los casos los acusados obtuvieron, ni intentaron obtener órdenes de registro para las residencias. 

Después de robar el dinero y las propiedades, ninguno de los cuatro acusados reportó a la Policía el registro, ni ofreció detalles de la confiscación, ni de la incautación de la cantidad total de dinero.

El cuarteto se expone a penas de entre cinco a 20 años de prisión.