20180424_VR_MAESTRA_BCG_03
Yaira Cotto Flores (al centro) fue acusada por transportar a un menor de edad a un motel para tener relaciones sexuales. >Archivo / EL VOCERO

 

El juez federal Daniel Domínguez señaló para el 13 de septiembre el inicio del nuevo juicio contra la maestra de inglés Yaira Cotto Flores, quien había sido encontrada culpable de transportar a un estudiante a un motel en San Lorenzo para sostener relaciones sexuales.

El 8 de noviembre del pasado año el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito con sede en Boston, dejó sin efecto la convicción de Cotto Flores al concluir que se le violó el derecho a la confrontación —cobijado bajo la Sexta Enmienda— luego de que la corte le permitiera a la alegada víctima testificar bajo circuito cerrado a pesar de que ya no era menor de edad al momento del juicio.

El 27 de abril de 2018, Cotto Flores fue encontrada culpable por un jurado por transportar a un estudiante de 14 años a un motel en San Lorenzo.

La exeducadora fue sentenciada a diez años de cárcel, el mínimo de lo que establecía el estatuto por este crimen. Al presente, Cotto Flores permanece en libertad bajo fianza.

El caso estará a cargo de la fiscal Daynelle María Álvarez Lora.

Por su parte, el abogado de Cotto Flores, Luis Rivera, expresó a este medio que “las partes se están preparando nuevamente para juicio”.

De acuerdo a la prueba presentada por el ministerio público, desde noviembre del 2015 hasta marzo de 2016, la exeducadora le enviaba a la víctima mensajes de amor y de alto contenido sexual, a través de la plataforma WhatsApp.

Entre lo enviado, destacaron uno del 28 de febrero de 2016, —día antes de los hechos— en el que Cotto Flores escribió “Mañana vamos a sentirnos. Soy tu maestra y después de sentirnos hay que volver a la normalidad”.

Ese mismo día la convicta le escribió “No lo entiendes porque eres hombre y vas a estar dentro de mí y eso es significativo, pero nos tenemos que cuidar”.

Asimismo, el 2 de marzo, la exmaestra le envió un mensaje al estudiante que decía “todos los canitos y princesas que bajaron por el camino y que no llegaron”. Sobre qué quería decir este mensaje, la víctima le dijo a la entonces fiscal del caso, Elba Gorbea, que era sobre “las cosas que le eché dentro de ella”.

El día después de los hechos, el estudiante le escribió a la acusada: “La próxima vez voy sin miedo”. Cotto Flores le contestó: “Tranquilo, fue tu primera vez”.