Rosimar Rodríguez Gómez

Rosimar Rodríguez Gómez.

DORADO – Tres sospechosos en el caso de la joven Rosimar Rodríguez Gómez han sido entrevistados por los agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón y por las fiscales Jessica Correa y Gretchen Pérez Catinchi, esta última quien tiene a su cargo los casos de violencia de género.

Las autoridades no descartan que el cadáver en estado de putrefacción hallado a las 2:00 de la tarde de ayer en un pastizal en el kilómetro 20.1 de la PR-165 en el sector El Caracol, sea el de la joven.

Ninguno de los tres se encuentra detenido, pero uno de ellos entregó un vehículo Suzuki SX-4 color blanco propiedad de su padre, el cual será examinado por peritos del Negociado de Ciencias Forenses (NCF).

El primero de los sospechosos fue entrevistado el sábado y otros dos ayer. Quedaron en libertad para ser citados próximamente.

Los agentes del CIC de Bayamón recibieron confidencias en la mañana de ayer sobre el lugar en el que estaba el cadáver que se presume es de la joven secuestrada en la noche del jueves, 17 de septiembre en el barrio Sabana Seca de Toa Baja.

La Policía, ante los reclamos de la familia, comenzó a investigar el caso el 21 de septiembre, cuatro días después del secuestro, como el de una persona desaparecida. La familia de la joven insistió en todo momento que fue secuestrada y dieron la descripción de una guagua Suzuki color blanca así como del individuo que se la llevó por la fuerza.

Las confidencias recibidas por el agente Joel Correa Pérez fueron precisas sobre el lugar en que se hallaba el cadáver, el cual vestía una camisa gris (negra) con letras rojas, mahones azules y zapatillas deportivas rojo y blanco que coinciden con la vestimenta que llevaba la joven Rosimar cuando fue secuestrada.

El lugar del hallazgo es cercano al sitio donde fue secuestrada. En torno al cadáver fue levantado un casquillo de bala calibre .40.

Uno de los sospechosos viajó a los Estados Unidos al saber que era buscado, pero regresó y acompañado de un abogado acudió ante los investigadores.

Los informes preliminares ofrecidos ayer por la Policía señalan que por el avanzado estado de putrefacción del cadáver no se ha podido determinar si se trata de un hombre o una mujer. Posteriormente, en los informes emitidos en la madrugada de hoy, fue descrito como el cuerpo de una mujer.

Tras el hallazgo, los responsables de la investigación le pidieron a los familiares de Rosimar que hoy acudan al NCF para ser entrevistados y den información sobre placas dentales que ayuden a identificar científicamente que se trata de la joven.

Agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) que acudieron a la escena del hallazgo continúan dándole apoyo los investigadores del CIC y no se descarta que asistan en la recopilación y examen de piezas de evidencia.

Tras la desaparición de la joven, días después la Policía, bajo el reclamo de sus familiares, emitió un parte de prensa señalando que “17 de septiembre de 2020 fue reportado a la Policía un alegado incidente de secuestro, en hechos ocurridos en el barrio Sabana Seca de Toa Baja. Según la información preliminar, alega la querellante (una prima), que un hombre de tez trigueña, aproximadamente cinco pies y seis pulgadas de estatura, mediante fuerza, subió a un vehículo Suzuki color blanco a Rosimar Rodríguez de 20 años en contra de su voluntad. Al momento de los hechos, Rosimar Rodríguez de cinco pies y cinco pulgadas de estatura y 130 libras aproximadamente, vestía camisa gris, mahón color azul y zapatillas deportivas color rojo y blanco”.

No ha trascendido lo declarado por los jóvenes, y según fuentes, uno de ellos estaba enamorado de Rosimar.

En la investigación han trabajado alrededor de cinco agentes, un sargento y un teniente bajo la dirección del capitán Ricardo Haddock, director del CIC de Bayamón.

Se espera que los jóvenes sean entrevistados nuevamente hoy para confrontar las versiones que han ofrecido sobre lo que conocen del caso.