Jensen Medina 2

FAJARDO - Entre alguaciles y esposado salió anoche rumbo a una cárcel el cerrajero Jensen Medina Cardona, a quien se le imputa el asesinato de Arellys Mercado Ríos, luego de que la jueza Vanessa Sánchez Velázquez le impuso una fianza de $1,150,000, la cual no prestó.

Medina Cardona se encontraba en libertad supervisada luego de que el miércoles la jueza Irmarie Colón Massó determinó causa para arresto y le fijó una fianza de $300,000, de la cual pagó solo el 10% de $200,000 ($20,000). Esta determinación de Colón Massó provocó una indignación en todo el País ,al punto de que la secretaria designada de Justicia, Dennise Longo, solicitó anteayer a los fiscales a cargo de la pesquisa, Yamil Juarbe, Dianette Aymat y Eduardo Beale, que sometieran un pedido de revisión.

En esta ocasión, tras escuchar la prueba, la jueza Sánchez Velázquez le impuso $850,000 por el cargo de asesinato y $150,000 por cada uno de los dos cargos por violación a la Ley de Armas.

De acuerdo con la prueba, Mercado Ríos, de 34 años, estaba con un grupo de amigos en el área de la marina de Villa Marina, en Fajardo, luego de pasar la tarde navegando. De regreso fue al baño, en donde se encontró un celular. Volvió con sus amigos con el propósito de entregar el aparato.

De acuerdo con las versiones, se alega que Medina Cardona fue donde ellos para reclamar el celular y que en un momento le dijo a la ejecutiva que no sabía con quién se estaba metiendo. Según el informe policiaco, Medina Cardona sacó una pistola y le disparó en el cuello a la mujer, quien murió en el acto.

Vestido de negro

En la vista de ayer, vestido de negro, Medina Cardona se proyectó sosegado durante la declaración del primer testigo presentado por el ministerio público, el agente Luis A. Velázquez.

Bajo la mirada fija de Julio Medina, padre del acusado, el agente Velázquez, quien labora en la División de Homicidios del área de Fajardo desde 2007, declaró lo que fue su investigación del caso.

Detalló cómo llegó a la fatídica escena. Explicó que para conseguir la dirección residencial del acusado, quien se entregó cuatro días después de los hechos, presentó varias citaciones al Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) en relación a la licencia de una camioneta Dodge Ram perteneciente al imputado. El testigo indicó que la dirección residencial suplida en dicho papel estaba incompleta, por lo cual no logró dar con Medina Cardona.

“Se logró conseguir la foto y la dirección de él en el Departamento de Transportación y Obras Públicas, pero la dirección estaba incompleta”, indicó Velázquez. Agregó que la licencia de tiro al blanco de Medina Cardona no coincidía con la dirección en donde la Policía le ocupó dos armas calibre 9mm., una marca Glock y la otra HK Heckler & Koch.

Durante un receso en sala, el padre de Medina Cardona se mantuvo siempre al lado de su hijo. En un momento dado el progenitor secó sus lágrimas de pie, mientras su hijo dialogaba sentado con su defensa.

Al sentarse en la silla de testigos, el sargento Luis Rodríguez López, de la División de Inteligencia del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Caguas, explicó que conocía al imputado. Declaró que en una ocasión una compañera suya de la comandancia dejó sus llaves dentro de su auto y quien llegó a brindar los servicios de cerrajería fue Medina Cardona.

Al final de su testimonio el sargento comentó que luego del asesinato recibió confidencias de que el acusado tenía nexos con elementos del bajo mundo. A esto el abogado de defensa, Orlando Cameron Gordon, le ripostó al testigo sobre la veracidad de esas alegaciones.

Mientras, el testigo de la defensa, Wilfredo García, quien fue el evaluador del caso por la Oficina de Servicios con Antelación al Juicio, explicó que al imputado se le requirió ayer su pasaporte como garantía de comparecencia a la vista preliminar.

A preguntas del fiscal Juarbe, García admitió que Medina Cardona le había reportado que tenía dos vehículos a su nombre (una Porsche Cayenne y un auto marca Ford), pero no así la Dodge Ram, la cual fue registrada por cámaras de seguridad en Villa Marina el día del asesinato.

En su argumentación final, el fiscal Juarbe describió a Medina Cardona como “cruel y sanguinario”. Alegó que el imputado, antes de darle muerte a la indefensa mujer, caminó por Villa Marina sin camisa y cargando una pistola en el cinto, como si se tratara del viejo oeste.

Descarga de Rivera Schatz

La fianza original de $300,000 que impuso la jueza Colón Massó tuvo repercusiones en la sesión del Senado del jueves, cuando su presidente Thomas Rivera Schatz solicitó un turno de privilegio para criticar al Departamento de Justicia. Enfatizó que la secretaria Longo “está ante la consideración de este Senado”.

Longo tenía programada para ayer una serie de entrevistas individuales con los principales medios noticiosos del País, la que canceló repentinamente a primera hora del día.

Anoche, en declaraciones escritas, felicitó a los fiscales. “El Departamento de Justicia continuará con su compromiso de llevar todos los casos con el mayor rigor y responsabilidad. Aseguramos que se llegará hasta las últimas consecuencias con este y todos los casos para que siempre prevalezca la justicia”, sostuvo.

A su salida de la sala, la prima hermana de Mercado Ríos, Marisel González Ríos, se mostró complacida. Mencionó estar aferrada a su fe y aseguró que se le hará justicia a Mercado Ríos.

La vista preliminar está pautada para el 3 de septiembre.