AMBULANCIA

Agentes de la División de Homicidios investigan la muerte de un infante de cinco meses, quien fue llevado por su mamá de 21 años de edad, al Dispensario Belaval, en Barrio Obrero.

El infante Julián Claudio aparentaba tener unos moretones en la espalda, pero no se ha determinado si son fruto de golpes. La autopsia determinará si se trata de una muerte por causas naturales.

La joven reside en el caserío Bartolomé Las Casas.

La doctora Franchesca Cruz lo declaró muerto a su llegada al dispensario a las 2:00 de la tarde.