Muldrow
Muldrow ofreció detalles de los pliegos acusatorios emitidos por un gran jurado federal. >Brandon Cruz González / EL VOCERO

Confinados que integraban una organización criminal denominada “Los 27”, junto a cuatro oficiales correccionales, entre otras personas, fueron acusados por un gran jurado federal por violaciones a la Ley de Crimen Organizado, conspiración para tráfico de drogas y armas y lavado de dinero.

Durante una rueda de prensa, el jefe de la fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, informó que la organización obtenía dinero mediante la distribución de drogas en las instituciones penales federal y estatal e imponían un impuesto al que llamaban "el incentivo" a otros reos que introducían drogas en las cárceles.

Asimismo, incurrían en la práctica de llamadas telefónicas a víctimas para decirles que sus familiares habían sido secuestrados y les pedían dinero a cambio de su liberación. 

La pandilla utilizaba celulares introducidos ilegalmente dentro de las prisiones también para obtener dinero de personas fuera de la cárcel mediante amenazas y mentiras.

También se hacían pasar por agentes federales que decían que estaban investigando un esquema de fraude con vehículos de motor y convencían a la víctima para hiciera un deposito sustancial de dinero para así ayudar a capturar a los supuestos estafadores. 

La puesta en escena buscaba ser convincente y una vez que recibían el depósito de dinero, los criminales le hacían escuchar a la víctima la grabación del sonido "de sirenas policiales y pretendían que estaban ejecutando los arrestos".

A esta práctica la llamaban "canteos" y era la principal fuente de ingreso de la organización delictiva, aseguró Muldrow. 

"Cientos de miembros de Los 27, recibían celulares de los líderes de la organización y se dedicaban a hacer los canteos. En un día, un integrante de Los 27 podía obtener miles de dólares de las víctimas", explicó Muldrow.

La fiscalía federal solicita una confiscación de $40 millones, que es el estimado "conservador" de las ganancias que habrían obtenido los acusados a través de estos delitos.

“Los 27” es considerada una "empresa criminal" que fue creada el 27 de junio de 1980 en la Isla con el propósito de tomar el control de las cárceles para ganar dinero y de cometer delitos dentro y fuera del sistema penitenciario, explicó Muldrow. 

Otra actividad "de la empresa era la distribución de drogas como cocaína, heroínas, marihuana, cannabis sintético" y otras sustancias como Percocet -un medicamento para tratar dolores intensos- y fentanilo, dijo Muldrow. 

"Para mantener el control, Los 27 utilizaban la violencia, incluyendo asaltos, la electrocución de personas, y asesinatos para mantener la disciplina y el control sobre las actividades delictivas de la empresa", señaló el jefe de los fiscales federales. 

Si los miembros de la organización no seguían las reglas "podían ser castigados con la muerte", agregó. Uno de ellos fue identificado como Alexis Santiago Montañez, quien fue asesinado el 26 de julio de 2010 en la cárcel de Las Cucharas solo una semana después de haber sido trasladado desde la prisión de Bayamón donde había sido amenazado de muerte. 

Los acusados -un total de 29- se exponen a sentencias de hasta cadena perpetua. Entre ellos, se encuentra Edgardo Rondón Correa también conocido como Tribi o Pepa, uno de los lideres de "Los 27". También hay 10 mujeres. 

Del total de 29 personas arrestadas, 14 fueron identificados como lideres de "Los 27", dos como suplidores y 11 como facilitadores, según Muldrow.

Entre estos últimos se encuentran cuatro oficiales correccionales a los que se identificó como Cynthia Caquias Rodríguez, Naomie Clavel Nadal, Grecia Salas Cruz y Sundry Ortiz Brito. 

El director del FBI en la Isla, Joseph González , indicó que la pandilla cuenta con 3,000 miembros a nivel de todo Estados Unidos. Y que tiene su sede en Puerto Rico que se dedica al tráfico de drogas y contrabando.

“Lo triste es que estas personas estando en la cárcel no hubiesen podido seguir la vida de crimen sin la ayuda de oficiales correccionales que en lugar de mantener la ley y orden le fallaron al pueblo y a su juramento”, expresó González.

Precisó que entre los arrestados se encuentra "el fundador de la organización y sus líderes federales y estatales".

La secretaria de Corrección, Ana Escobar, anticipó que los oficiales de custodia serán separados de empleo y dejarán de cobrar sus sueldos y se enfrentan a una posible destitución. Entre ellos, se encuentran tres mujeres que trabajan en la cárcel de Bayamón.  Y advirtió "probablemente puedan ser más" los oficiales involucrados. 

De la investigación participaron 247 agentes de ley y orden, de la Fiscalía federal, el FBI, el IRS, el US Marshalls, el Departamento de Corrección, el Departamento de Hacienda, el Departamento de Seguridad Pública, la Policía de Puerto Rico y la Policía Municipal de San Juan.