Conor Vincent D’Monte

D’Monte fue identificado por las autoridades canadienses como el líder de la organización criminal Las Naciones Unidas. >Suministrada

Conor Vincent D´Monte, el canadiense que fue arrestado en Isla Verde a pedido de la Justicia de su país, respondió al pedido formal de extradición en su contra desacreditando a los testigos y a documentos presentados. 

Según las autoridades de Canadá, D'Monte, de 44 años, se encontraba prófugo desde enero de 2011 y estaba en la lista de las 15 personas más buscadas de ese país cuando fue capturado el 25 de febrero pasado en Isla Verde acusado de asesinato en primer grado y conspiración. 

D'Monte, que estuvo en La Fortaleza instalando una colmena de abejas, está acusado en Canadá de orquestar los intentos de asesinatos de los hermanos Jonathan, Jarrod y Jamie Bacon, quienes pertenecían a los Red Scorpions, una banda criminal contraria a la que se alega dirigía, llamada Naciones Unidas, según el pliego acusatorio.

Además, tiene una acusación de asesinato en primer grado relacionada con la muerte de Kevin LeClair, un socio de los hermanos Bacon, ocurrida en el estacionamiento de un conocido centro comercial de Columbia Británica en 2009 a quien persiguieron durante todo un día hasta matarlo. 

Luego de que las autoridades de su país presentaran formalmente el pedido de extradición, D´Monte y sus abogados defensores tenían plazo hasta ayer para responder a la evidencia entregada por las autoridades de Canadá. 

Pero en su moción presentada en las últimas horas ante magistrado federal Marshall D. Morgan, la defensa desacreditó los tres testimonios en su contra y que se incluyeron -según la moción- en "un único documento" al que llamaron la “declaración jurada Murphy”, en referencia al apellido del oficial que la firma (Terrence Murphy) y que resume el caso en contra de D’Monte por el asesinato de LeClair, “el único crimen que se le imputa”. 

El paquete de extradición no contiene pruebas físicas o digitales de ningún tipo que vinculen al Sr. D'Monte con un delito. Y sin embargo, se pide al Tribunal que apruebe la captura física” y su traslado a otro país, señala la moción firmada por los defensores públicos Andrew McCutcheon y Eric Alexander Vos.

De acuerdo a los letrados, la cantidad de evidencia proporcionada por Canadá no es suficiente para determinar si D’Monte debe ser extraditado o no a la luz de las acusaciones que se esgrimen en su contra. 

“En vista de ello, el Sr. D'Monte solicita a este Tribunal que exija la presentación, entre otras cosas, de (1) los acuerdos de cooperación redactados para los tres testigos mencionados en la declaración jurada de Murphy, (2) las descripciones de los beneficios recibidos por los cooperantes o las promesas hechas a ellos por cualquier agencia gubernamental, (3) transcripciones de las declaraciones realmente proporcionadas por los cooperantes, y (4) copias de los mensajes de Blackberry y otras pruebas digitales mencionadas en la declaración jurada de Murphy. Estas solicitudes, muy específicas, buscan información que aclare las "pruebas" en las que se basan las alegaciones formuladas en el expediente de extradición”, según la moción.

Una de las principales alegaciones de la defensa se basa en los “graves problemas de credibilidad de los testigos de la declaración jurada de Murphy”. 

“Los testigos 1 y 2 fueron detenidos el 22 de enero de 2016 por su papel en la conspiración para asesinar a los hermanos Bacon y sus socios y su participación en un tiroteo que provocó la muerte de Jonathan Barber y el intento de asesinato de Vicky King (ambos víctimas de un error de identidad). Por lo tanto, ambos testigos se exponían a cadena perpetua” y a cambio de su colaboración podrían recibir conmutaciones de penas, lo que podría forzarlos a brindar falsos testimonios, alega la defensa. 

Además, “el testigo 2 también tenía importantes deudas en el momento de su detención en 2016".

"Al parecer, conscientes de ello, las autoridades canadienses le ofrecieron cuantiosos pagos en efectivo para que les ayudara a "reunir pruebas" en sus investigaciones”, sostiene la defensa del hombre que se encuentra detenido en la cárcel federal de Guaynabo. 

La moción alega que la suma total que se espera que reciba el testigo 2 "es de unos asombrosos 400,000 dólares". Para los defensores públicos se trata de “400,000 razones para seguir cualquier pista que les diera la policía”. 

Sobre el testigo 3 que cita el pedido de extradición canadiense -y que fue quien avisó a los asesinos de LeClair que el hombre había llegado a la escena para que lo mataran- la defensa dijo que no vinculó a D’Monte directamente con el crimen. Aunque se comunicó con quienes cometieron el crimen, “no se alega que se haya comunicado con el Sr. D'Monte directamente durante el tiroteo de LeClair”. 

“El testimonio del testigo 3 en relación con el Sr. D'Monte es limitado y vago”, dice la moción de 21 páginas, y que destaca que por su participación por el crimen el testigo 3 recibió una sentencia de 9 años y seis meses de presión.

El hombre, cuya identidad se desconoce al igual que con los otros dos testigos, podría recibir una reducción de la condena a cambio de señalar a D’Monte como el cerebro detrás del crimen de LeClair, subraya la defensa.

Por último, la moción pide al magistrado federal que selle documentos del procedimiento de extradición para evitar que se divulguen los mismos ya que el caso ha logrado una "gran publicidad", y le solicita tiempo razonable para analizar la prueba que demanda D'Monte, en caso de que sea admitida.  

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.