Stephen Muldrow

El anuncio del jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico abre las puertas a la negociación con la defensa de Montilla. 

La Fiscalía federal notificó al juez Pedro A. Delgado Hernández que no solicitará la pena de muerte contra Fermín Montilla, a quien se le imputa capitanear la yola, cuyo naufragio cerca de la Isla de Desecheo causó el fallecimiento de al menos 11 personas.

El aviso por parte del jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico, W. Stephen Muldrow, abre las puertas para que la defensa de Montilla comience a negociar una oferta que el Ministerio Público presentará en los próximos días.

La representación legal del acusado, integrada por el licenciado Christopher W. Adams y los abogados públicos federales Héctor L. Ramos Vega, Eric Vos y Jessica Earl, esperaba por la notificación formal por parte de la Fiscalía luego de que a principios de octubre fuera catalogado como un caso de pena capital.

“De ser convicto del cargo (tráfico de indocumentados hacia los Estados Unidos, resultando en una muerte) la pena máxima es la muerte”, reza la certificación presentada el 4 de octubre.

Durante la pasada vista de estatus del caso, el fiscal federal Jordan H. Martin adelantó que no se solicitaría dicha pena y que el Ministerio Público estaba próximo a ofrecer un acuerdo a Montilla.

El juez Delgado Hernández determinó que la necesidad del acusado de entrar en un proceso de negociación sobrepasa el interés público, por lo que decidió pautar otra vista de estatus para el 27 de enero del 2013.

Por su parte, Montilla continúa detenido luego de que se le negara la posibilidad de quedar en libertad bajo fianza basado en el argumento de la Fiscalía de que el presunto capitán representa un “riesgo de fuga y peligroso para la comunidad”.

De una declaración jurada por el agente Giovanni González, adscrito a la rama investigativa del Departamento de Seguridad Nacional (HSI, en inglés), trascendió que dos testigos de nacionalidad haitiana identificaron a Montilla como el capitán de la yola que cargaba entre 62 y 72 personas.

Los testigos dijeron a los agentes que pagaron a Montilla $2,000 y $5,000 por el viaje.

De las entrevistas realizadas a los sobrevivientes, trascendió que la yola inició el viaje desde una playa cerca de Boca Yuma en República Dominicana. Debido a la pobre construcción de la embarcación y las condiciones marítimas, el agua comenzó a meterse y la nave zozobró.

Tras ser detenido, Montilla fue identificado por las autoridades federales como reincidente, ya que había sido acusado previamente por tráfico ilegal de inmigrantes. Cabe destacar que el hombre era investigado por las autoridades de la República Dominicana por el mismo delito.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.