Negociado Federal de Investigaciones
El nuevo jefe del Negociado Federal de Investigaciones en la Isla, Joseph González, Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

La reactivación de la escuadra de corrupción judicial creada en 2013 y la continuidad de los trabajos de las otras dos para manejar los casos de corrupción de funcionarios públicos electos y de agentes de ley y orden, serán prioridad del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), bajo la dirección del nuevo agente especial a cargo de esa dependencia, el puertorriqueño Joseph González.

“Eso fue algo que Carlos Cases (exdirector del FBI en Puerto Rico), empezó y (Douglas) Leff la eliminó y se trae (de vuelta)”, afirmó González en entrevista con EL VOCERO, en su primer día de trabajo como titular de la agencia.

La escuadra de corrupción judicial fue creada por Cases en 2013 y tuvo el saldo de la acusación del exjuez del Tribunal de Aguadilla Manuel Acevedo Hernández. En septiembre de 2015 el convicto exmagistrado fue sentenciado a 10 años de prisión y otros tres años de libertad supervisada tras extinguir su pena en prisión, luego de ser encontrado culpable por corrupción judicial al absolver al contable Lutgardo Acevedo de un caso de homicidio negligente, a cambio de favores y regalías.

Al ser cuestionado sobre si ya su oficina tiene algunos de estos casos en la mira, González respondió que tiene que reunirse con su equipo de trabajo. Por el momento, solo se ha reunido con el equipo administrativo de la agencia y los subdirectores, indicó.

“Era más no hablar de casos, sino sobre mi misión para la oficina. Mis expectativas y lo que pueden esperar de mí”, señaló.

Explicó que la prioridad del FBI es la corrupción, ya que es la única agencia federal que tiene jurisdicción de estos casos. “Es algo que solo es de nosotros”, acotó.

Dijo que desconoce detalles sobre los casos de corrupción que hereda de su predecesor Rafael Riviere, quien concluyó labores el pasado 30 de julio.

Opinó que la corrupción en la Isla no es mayor que en Estados Unidos y otros países.

“Todo el mundo dice que el enfoque aquí en Puerto Rico la corrupción es otra cosa, que el puertorriqueño, que los políticos son todos corruptos, y cuando me voy de Puerto Rico en el 2014 y vengo de aquí, donde era supervisor de la escuadra de corrupción de agentes de ley y orden y derechos civiles y como coordinador del programa de corrupción en Puerto Rico, tenía esa perspectiva, pero cuando me voy para Washington y me nombran jefe de la Unidad de Corrupción a nivel nacional, veo que Puerto Rico no es diferente de muchos de los estados, de casos contra senadores, congresistas, alcaldes, jefes de la Policía y agentes federales, para mí fue abrumador. Esto no es algo que solo pasa en Puerto Rico”, expuso.

González, quien es contador público autorizado, mantuvo que todos los casos de corrupción son prioridad para su agencia, al considerar que cada dólar que se roba es menos dinero para un programa necesario para el pueblo. 

“Hay un espacio limitado para las personas a montarse en la guagua de la cooperación. Tan pronto la guagua se llene, la guagua se va y el que se queda, le va a caer todo el peso de la ley”, fue el mensaje de González a los funcionarios públicos involucrados en actos de corrupción.

Al ser cuestionado sobre si las determinaciones de la Corte Suprema federal en el caso Kelly v. Estados Unidos, denominado “Bridgegate” y el caso contra el exgobernador de Virginia Robert F. McDonnell, dificulta el procesamiento de funcionarios públicos por corrupción, González contestó que su agencia continuará investigando este tipo de casos.

En 2020 el Tribunal Supremo federal revocó los veredictos de culpabilidad de 2016 contra Bridget Kelly, exjefa de personal del exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, y del exsubdirector de la Autoridad Portuaria, William Baroni. Las acusaciones se dieron tras el cierre de carriles del puente George Washington en supuesta represalia contra el exalcalde Luis Quintana por haberse este negado a apoyar a Christie. El cierre provocó una monumental congestión de tránsito durante horas.

En cuanto al caso McDonnell, el más alto foro judicial estadounidense revocó el veredicto contra este y su esposa, quienes aceptaron más de $175,000 en préstamos, vacaciones y productos de lujo a cambio de favores para un empresario que procuraba promover su negocio de suplementos dietéticos. El fallo redujo la definición de lo que constituye corrupción.

“La prueba que tengamos la vamos a llevar a la fiscalía federal y vamos a dejar que los fiscales, que son en realidad los expertos, los que tienen que llevar el caso, hagan la determinación, pero el trabajo de nosotros va a seguir como siempre, utilizando todas las técnicas”, señaló.

Mencionó que no se ha reunido con el jefe de la fiscalía federal Stephen Muldrow, lo que espera que ocurra próximamente.

De otra parte, otra de las prioridades de la agencia son los delitos violentos, los que han incrementado tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos, en momentos en que se flexibilizaron las restricciones por la pandemia del covid-19.

González es nacido y criado en Nueva York, pero siempre viajaba a la Isla en los veranos y navidades. Su padre es de San Germán y su madre de Bayamón.

Comenzó en el FBI en 2003 en Nueva York, donde estuvo hasta 2006. Ese año fue asignado a Puerto Rico donde estuvo hasta 2014. Posteriormente, fue trasladado a la Embajada de México donde trabajó como agente del FBI en casos de secuestro, narcotráfico, corrupción y cuello blanco. 

Hace varias semanas fue asignado a dirigir el FBI en Puerto Rico. 

“Para mí esta fue una oficina a la que siempre quería regresar. Había otras oportunidades de ser director en otras oficinas, pero para mí esto es un sueño, es donde quiero estar. Me fui en el 2014, pero mi corazón está aquí y siempre estuvo aquí y de lejos, monitoreaba las noticias, los casos y soy fanático de esta oficina”, expresó González sonriendo.