Sixto George

El productor de radio y televisión Sixto George. >Archivo/EL VOCERO

La defensa del productor de radio y televisión Sixto Díaz Colón, mejor conocido como Sixto George y quien enfrenta cargos por intento de extorsión, solicitó a la Fiscalía federal que como parte del descubrimiento de prueba se le informe la identidad de la persona que le entregó al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) las páginas del polémico chat de Telegram que involucraba al entonces gobernador Ricardo Rosselló y a varios funcionarios y asesores de su administración.

Asimismo, durante una vista de estatus del caso el abogado del acusado, Rafael Castro Lang, pidió también que se le haga entrega de las notas que los agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) le dieron a su representado en momentos en que le instruyeron que llamara a Raúl “Raulie” Maldonado Nieves por teléfono.

El 26 de julio de 2019, los agentes del FBI acudieron a la residencia de George para ejecutar una orden de registro a su celular. Ese día “el gobierno presionó a mi cliente a llamar a Raulie Maldonado y durante la conversación los agentes le daban notas de qué preguntar y qué decirle a Maldonado y pedí esas notas”, afirmó el letrado, quien indica que las mismas constituyen prueba exculpatoria.

A su vez, Castro Lang dijo estar “decepcionado” con la designación de evidencia debido a que no especifica la prueba que el ministerio público presentará durante el juicio. “Entiendo que no han sido honestos en el descubrimiento de prueba. Hay cosas que no son admisibles. Objeto la designación de evidencia”, apuntó.

Alegó que los fiscales vaciaron toda la prueba en el documento de designación de evidencia, el cual está sellado al público.

Se defiende la Fiscalía

Mientras, el fiscal federal Mike Lang indicó que le suministró a la defensa tres paquetes de descubrimiento de prueba los días 12 y 26 de febrero y el 3 de junio. Agregó que el 30 de agosto se le proveyó un descubrimiento de prueba suplementario que contenía un videoclip que ya se le había entregado el 3 de junio.

Lang mencionó que le respondió a Castro Lang sus requerimientos por escrito. Anticipó que revisitará la petición de la defensa.

Mientras, el magistrado federal Bruce McGiverin concedió 30 días a las partes para reunirse y solucionar los problemas con el descubrimiento de prueba. En caso de que no haya habido una solución, la defensa tiene 15 adicionales para radicar una moción al respecto y solicitar una fecha para la celebración de una nueva vista de estatus del caso.

El juez federal Gustavo Gelpí, quien preside el caso, aún no ha señalado la fecha del juicio, trascendió en la audiencia.

De acuerdo con el pliego acusatorio, George amenazó e intentó extorsionar al entonces secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Anthony Maceira, y al entonces gobernador Rosselló para detener la publicación de un segundo chat a cambio de un pago de $300,000 y la reanudación de dos contratos suyos con agencias del gobierno.

Según la acusación, el 1ro de febrero de 2019 la “Persona 1” (Maldonado Nieves), hijo del entonces secretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier, contactó a George para reunirse dos días después. En esa reunión, Maldonado Nieves le dijo a George que tenía en su poder copia de los mensajes de Telegram que contenían información sobre la “Persona 3” (Rosselló).

El pliego acusatorio señala que Maldonado Nieves le mostró a George los mensajes, pero no le proveyó copia del chat, cuya publicación por el CPI desencadenó protestas masivas contra Rosselló, quien terminó renunciando a su cargo.

El referido chat reflejó que Rosselló y sus más cercanos colaboradores realizaron trabajo político partidista en horas laborables y utilizando recursos públicos. Los intercambios del grupo -que van desde finales de 2018 a mediados de enero de 2019- también mostraron la manipulación de sondeos políticos para adelantar la imagen pública del entonces gobernador y su administración. Además, contenía bromas de índole sexual y chistes misóginos, al igual que burlas sobre periodistas.