Droga incautada por el Border Patrol

El cargamento de 566 libras de cocaína fue encontrado a bordo de una embarcación interceptada a nueve millas náuticas al norte de San Juan.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (Border Patrol, en inglés) alertó sobre un aumento en los intentos de contrabando en la costa de Puerto Rico luego de que durante el pasado fin de semana las autoridades incautaran un cargamento de 566 libras de cocaína valorado en $7.7 millones.

La confiscación fue producto de tres intervenciones realizadas por la dependencia federal en conjunto con el Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) escenificadas cerca de Mayagüez, Cabo Rojo y Carolina.

“Estamos viendo un aumento en los intentos de contrabando a través de nuestras fronteras”, aseguró  en declaraciones escritas Xavier Morales, jefe de patrulla de la base del Border Patrol en Aguadilla.

El funcionario explicó que el incremento en la actividad delictiva por parte de organizaciones criminales los ha forzado a cambiar sus tácticas para poder detectar las incursiones.

La droga incautada fue encontrada a bordo de una embarcación de 20 pies de eslora con dos motores, la cual fue interceptada el pasado domingo, 5 de septiembre, a nueve millas náuticas al norte de San Juan.

Dentro del bote se encontraban cuatro hombres y una mujer que afirmaron ser oriundos de República Dominicana. Se indicó que la Oficina de Seguridad Interna del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI, en inglés) asumió la custodia del caso.

Un día después, las autoridades federales respondieron a un evento de contrabando marítimo en Mayagüez en el cual se detuvo a 14 hombres de nacionalidad haitiana. Ese mismo día, también se intervino con una embarcación en el área de Combate, en Cabo Rojo, en la cual viajaban nueve hombres y dos mujeres de República Dominicana.

La semana pasada, la Guardia Costera de Estados Unidos informó la incautación de 57 fardos de cocaína valorados en, aproximadamente, $51 millones cerca la isla de Anegada.

El material confiscado, que consta de cerca de 1,700 kilogramos, fue entregado el pasado viernes a la base de la dependencia federal en San Juan.

La Guardia Costera confirmó a EL VOCERO que este es uno de varios cargamentos “mayores” incautados en la zona en lo que va del año.