En menos de dos semanas, las autoridades federales regresaron a Mayagüez para desarticular otra violenta pandilla de narcotraficantes.

En esta ocasión, el operativo, liderado por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fue en el residencial Franklin D. Roosevelt. La pandilla, compuesta por 25 personas, generó unos $6 millones.

El grupo enfrenta cargos por conspirar para poseer con la intención de distribuir crack, heroína, marihuana y cocaína en el referido complejo de vivienda pública y en otras áreas de la Sultana del Oeste.

Durante la rueda de prensa, el jefe de la Fiscalía federal, Stephen Muldrow, indicó que los 25 acusados tenían diferentes roles para promover los objetivos de la organización: líderes, gatilleros, corredores, vendedores y facilitadores.

Como parte de la conspiración, los integrantes de la ganga establecieron puntos de droga que movían dentro de diferentes áreas del residencial para evitar que las agencias de ley y orden los detectaran.

Varios de los coconspiradores habitualmente poseían y usaban armas de fuego para protegerse y custodiar la organización.

Nueve de los acusados enfrentan un cargo por posesión de armas de fuego durante la comisión de un delito.

“Como parte de la conspiración, los miembros de la ganga realizaban reuniones para discutir las actividades de la organización. Estos tenían acceso a diferentes vehículos para transportar dinero, narcóticos y armas de fuego”, detalló Muldrow.

arresto2.jpg

La pandilla está compuesta por 25 personas.

Algunos miembros de la ganga recogían el dinero que devengaban por la venta de drogas y se movían a distintas localidades del municipio de Mayagüez y áreas limítrofes para llevarlo a los dirigentes de la organización. Los líderes les suplían armas de fuego a sus coconspiradores. También tenían la aprobación final en cuanto a la acción disciplinaria que se impondría, tanto a los vecinos del residencial donde operaban como a los miembros de la conspiración si desobedecían las reglas.

“Esta acusación y los arrestos de esta mañana (ayer) son otra victoria significativa en nuestros esfuerzos por combatir el crimen en Puerto Rico”, destacó Muldrow.

El director del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Iván Arvelo, señaló que la gran mayoría de los vecinos del residencial “son personas serias que respetan el orden y a nuestras instituciones, y no merecen vivir en un ambiente de armas y drogas y mucho menos atemorizados por un grupo que pretende tomarlos como rehenes a través de la intimidación”.

Los acusados se exponen a una pena mínima de 10 años de cárcel hasta cadena perpetua.

Cuatro de los 25 arrestados son mujeres. Trece personas fueron arrestadas en la Isla, cuatro en Estados Unidos, cuatro permanecen fugitivas y cuatro estaban encarceladas.

El caso está a cargo de la fiscal especial del Departamento de Justicia de Puerto Rico, Yanira Colón García.

En el operativo participaron agentes de la Policía de Puerto Rico, del Negociado Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), del Negociado de Aduanas y Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y del Negociado de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés).