María Milagros Charbonier

En la foto María Milagros Charbonier. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La fiscalía federal solicitó al juez federal Juan Pérez Giménez que emita una orden protectora en el caso contra la exrepresentante novoprogresista María Milagros Charbonier, acusada por corrupción, debido a la información sensitiva y confidencial que forma parte del descubrimiento de prueba.

El fiscal Jonathan Jacobson indicó en una moción que el gobierno proveerá el descubrimiento de prueba como parte de sus obligaciones, según lo dispone la regla 16 de las Reglas de Procedimiento Criminal Federal.

Precisó que los documentos contienen direcciones, números de teléfono, información financiera privada, sensitiva y confidencial. Destacó que lo consultó con los abogados de los acusados y que estos no tuvieron objeción.

Charbonier fue acusada por participar en un esquema de fraude junto a su empleada Frances Acevedo Ceballos, su esposo Orlando Montes Rivera y su hijo Orlando Gabriel Montes Charbonier, por participar en un esquema de comisiones ilegales (kickbacks), en el que la exfuncionaria recibió unos $100 mil.

El grupo enfrenta cargos por: conspiración, robo de fondos federales, soborno, comisiones ilegales y fraude electrónico de sus servicios honestos.

Charbonier y su esposo enfrentan cargos de lavado de dinero. La legisladora también enfrenta un cargo por obstrucción a la justicia.

Según la la acusación, a principios de 2017, Charbonier infló el salario de Acevedo Ceballos de $800 quincenales a $2,100; esta cantidad aumentó a casi $2,900 en septiembre de 2019.

De cada cheque inflado, Acevedo acordó que se quedaría con una parte y le pagaría una comisión de entre $1,000 y $1,500 a Charbonier, su esposo e hijo.

Se alega que hasta julio de 2020, Charbonier había recibido por lo menos $100 mil en sobornos y comisiones ilegales de este esquema.

El pliego indica que Charbonier, instigada por su esposo Montes Rivera, su hijo Montes Charbonier, malverse, robó, obtuvo mediante fraude y sin autoridad, aplicó indebidamente propiedad que pertenecía al Estado Libre Asociado (ELA).

Asimismo, se alega que Charbonier y su familia, solicitó y aceptó de manera corrupta cosas de valor de Acevedo, como recompensa por inflarle el salario.

A su vez, se indica que los cuatro acusados tramaron un plan para defraudar a los ciudadanos y al gobierno de Puerto Rico de los servicios honestos y fieles de Charbonier como miembro de la Cámara de Representantes, mediante sobornos y comisiones ilegales.

De acuerdo a la acusación, Acevedo le daba el dinero a Montes y Montes Charbonier en efectivo y otras personas relacionadas con Charbonier y a veces se transfería los sobornos en incrementos de $500 a su esposo o a su hijo, usando ATH Móvil.

La acusación precisa que el 24 de octubre de 2019, Acevedo recibió $2,873.33 de su salario bisemanal y lo depositó en una segunda cuenta bancaria. El 27 de octubre Acevedo le transfirió $500 a Montes, a una cuenta que Charbonier controlaba.

El pliego señala que aveces, Acevedo dejaba los sobornos en efectivo en un lugar predeterminado, como la cartera o la gaveta de la guagua de Charbonier, para que esta los cogiera.

Los cargos de lavado de dinero contra Charbonier, su esposo e hijo, involucran las transacciones financieras realizadas para ocultar y disfrazar la naturaleza de los ingresos de la actividad ilegal. 

El cargo 13 acusa a Charbonier de obstrucción a la justicia. La legisladora tuvo conocimiento de la existencia de esta investigación para el 15 de julio, cuando se efectuó el allanamiento en su casa en donde le confiscaron su celular y el de su esposo.