Asesino Uber Eats

Carlos Rafael Rosario Morales, presunto asesino del chofer de Uber Carlos Gilberto Ponce Fernández durante un “carjacking” ocurrido en la avenida Roberto H. Todd en Santurce, fue acusado en el foro federal por este crimen, mediante una denuncia radicada por la Fiscalía federal.

Así consta en el expediente del Tribunal Federal en el que el fiscal Alexander Alum le imputa un “carjacking que resultó en muerte”.

Entretanto, la portavoz de prensa de la Fiscalía federal dijo a preguntas de este diario que, de acuerdo a la naturaleza del crimen, este caso va a pasar por el proceso protocolar de los casos elegibles a la pena de muerte.

Rosario Morales, de 38 años y con problemas de adicción a drogas y con un abultado expediente criminal, confesó los hechos durante una entrevista hecha por los agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

De acuerdo a una declaración jurada de un agente del FBI, que acompaña la querella, el 6 de agosto de 2019 a eso de las 11:20 de la noche la víctima —quien no fue identificada en la denuncia— fue a recoger una comida en el Burger King.

Al regresar a su vehículo —una guagua Ford Transit blanca del año 2017— se encontró con Rosario Morales, quien cargaba un cuchillo. El imputado le pidió a la víctima las llaves del vehículo. Ponce Fernández se negó y se suscitó una pelea por el cuchillo. Rosario Morales ganó el control del arma y apuñaló a la víctima en cinco ocasiones en la parte superior del cuerpo. Ponce Fernández, de 62 años, se arrodilló y le entregó las llaves.

La víctima intentó regresar al restaurante y colapsó en la entrada. Un empleado del Burger King llamó al 9-1-1 y agentes de la Policía Municipal de San Juan y de Emergencias Médicas llegaron a la escena.

Ponce Fernández fue transportado por los paramédicos al Centro Médico de Río Piedras. Este falleció a las 12:25 de la madrugada del 7 de agosto.

Ese día agentes de la Policía de Puerto Rico localizaron el vehículo de la víctima en la calle Antonia Vigo frente a la panadería Metropolitana en Carolina.

El vehículo pudo ser rastreado a través de una aplicación que tenía su dueño.

Los agentes hicieron vigilancia durante horas hasta que a las 11:30 de la mañana vieron a Rosario Morales montarse en el vehículo.

Mientras el imputado se alejaba, los agentes usaron su patrulla para bloquear su camino y anunciaron su presencia. Le pidieron que se bajara de la guagua. El imputado se bajó del vehículo con un cuchillo en la cintura. Acto seguido fue arrestado por los agentes de la Policía.

La Fiscalía federal asumió la jurisdicción del caso tras una investigación.