No radican cargos contra octogenario que atropelló vecinos

>Foto: EL VOCERO/Archivo

El teniente Wilfredo (Wilo) Rosado Agosto, protagonista de un choque en su motocicleta el 15 de febrero del 2015 en el que pereció su exesposa Carmen Santiago Santiago, fue hallado culpable ayer de conducir en estado de embriaguez, un año y diez meses después de ocurridos los hechos.

El juez Antonio Marqués Sabater pautó la sentencia para el 18 de enero del 2017, quedando el oficial expuesto a una pena de entre $300 a $500 de multa, otros $100 de pena especial, a la suspensión de su licencia por 30 días y obligado a tomar un curso para conductores convictor por ebriedad.

El caso contra Rosado Agosto estuvo por meses en manos del fiscal Miguel Alameda que sometió la embriaguez el 8 de mayo ante la jueza Lorraine M. Biaggi Trigo que determinó no causa para arresto. Curiosamente el fiscal Alameda no había citado toda la prueba para esa vista y llevó como su único testigo al agente Pablo González, de la Estación de Patrullas de Buchanan.

En la investigación del accidente habían participado agentes de la División de Homicidios de Bayamón, ante las primeras versiones que Rosado Agosto había ofrecido de que un vehículo lo había chocado y su conductor se dio a la fuga.

A finales de junio la fiscal Liz López llevó el caso ante la jueza Agnes Oriola, quien determinó causa para juicio. El oficial a través de su abogado Carlos Beltrán intentó que el Tribunal de Apelaciones y Posteriormente el Tribunal Supremo suprimiera como evidencia el resultado de la prueba de alcohol. Su pedido no prevaleció en ninguno de los foros el caso fue señalado, quedando sometida la prueba hace varias semanas.

EL VOCERO había reseñado que el accidente ocurrió alrededor de las 7:00 de la noche del 15 de febrero del 2015 en la PR-22 en Buchanan. Los agentes del Negociado de Tránsito no sometieron a Rosado Agosto a la prueba de alcohol ni le advirtieron que podían solicitar una orden de un juez para obligarlo, mientras el oficial estaba en el CDT de Cataño, lugar en el que fue declarada muerta su ex esposa Carmen.

Una hora y media después del choque el coronel Reinaldo Bermúdez, jefe del Área Policíaca de Bayamón llegó al Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Cataño y le advirtió a Rosado Agosto que tenía que someterse a la prueba, la que se hizo mediante sangre arrojando .04 centésimas, legalmente ebrio para un conductor de motora cuya tolerancia es de .02 centésimas.

Agosto, quien había sido comisionado de la Policía Municipal de Corozal en la pasada administración, se encontraba dirigiendo la Unidad Montada de Bayamón. Tras el choque pasó varios meses agotando días por enfermedad y recientemente fue asignado al Precinto de Cedro Arriba, en Naranjito, y posteriormente fue designado a cargo del Centro de Mando de la Comandancia de Área de Bayamón.