Walter Higgins

Higgins III declinó responder las preguntas de los periodistas.

El exdirector ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Walter Higgins III, compareció ayer ante un gran jurado que evalúa prueba contra la exdirectora regional de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Ahsha Tribble, por presuntamente favorecer el otorgamiento del contrato por $1,000 millones a la empresa Cobra Acquisitions para la reparación del sistema eléctrico de la Isla tras el azote del huracán María.

El exfuncionario —quien ocupó su cargo por unos cuatro meses— salió del salón del panel acusador a eso del mediodía. Este se mostró molesto y agresivo al ser abordado por la prensa.

Higgins III declinó responder las preguntas de los periodistas en momentos en que se disponía a abandonar el Edificio Federal en Hato Rey. Dijo de manera hostil que tenía que coger un vuelo y que la prensa lo estaba retrasando. Bajó al sótano del recinto y no se le vio salir del mismo por el portón principal.

El extitular de la AEE —quien fue contratado por $450,000 anuales— fue quien estampó su firma en el contrato otorgado a Cobra. Los pagos a esta empresa fueron hechos con fondos de FEMA.

Higgins III renunció a su cargo el 11 de julio de 2018.

Otros que han comparecido ante el gran jurado que atiende este caso son los jefes de transmisión y distribución de la AEE, José Sepúlveda y Daniel Hernández.

Fuentes de este diario indican que las autoridades federales buscan evidencia para la posible radicación de cargos por fraude, conspiración y soborno a oficiales públicos. El caso está a cargo de los fiscales federales Seth Erbe y Myriam Fernández.

En julio del pasado año la AEE otorgó contratos millonarios a dos compañías. Una de ellas fue Cobra Acquisitions, por $1,000 millones para labores de construcción y reparación de estructuras de instalaciones eléctricas. Cobra facturaba $5,200 diarios por cada empleado.

La empresa estuvo en la palestra pública por supuestamente ser la responsable de los apagones generales del 12 y 18 de abril de 2018. Estas interrupciones del servicio eléctrico conllevaron a que la AEE le cancelara el contrato.

El contrato a Cobra fue mayor que el otorgado a Whitefish —una pequeña empresa con base en Montana— para la restauración del sistema eléctrico poco después del azote de María.

Esta contratación provocó la renuncia del entonces director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos.