Policía, Crimen

>Archivo/EL VOCERO

Con heridas abiertas y fractura nasal terminaron un hombre y su hijastro tras protagonizar una violenta discusión reportada a eso de las 5:30 de la tarde del jueves en el barrio Guzmán Abajo, en Río Grande.

Según denunció Samuel Ramos, mientras sostenía una discusión con su hijastro de 15 años, este lo agredió con unas tijeras en el rostro, por lo que terminó con una herida abierta.

Acto seguido, el hijo del querellante, un menor de 10 años, salió en defensa de su padre, y atacó a su hermanastro con un tubo de metal en el rostro, provocándole una fractura en la nariz.

Ramos fue atendido en el Hospital de la UPR en Carolina, donde el médico de turno le tomó seis puntos de sutura, mientras el menor de 15 años fue atendido en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Río Grande, donde el doctor Sojo le diagnosticó la fractura en el tabique.

El caso quedó en manos del agente Daniel Marín, de Ayuda Juvenil del CIC de Fajardo, y la fiscal Karla Pacheco, quien instruyó citar a las partes el 27 de octubre.