Iglesia

El procurador general del gobierno estadounidense Noel J. Francisco, exhortó al Tribunal Supremo federal a acoger el caso incoado por maestros de colegios católicos en relación con el pago de las pensiones a los profesores retirados.

El recurso legal indica que la decisión de la Corte Suprema de Puerto Rico en este caso es incompatible con la Cláusula de Libertad de Culto de la Constitución de Estados Unidos.

El Tribunal Supremo de la Isla determinó que la Iglesia Católica en Puerto Rico es una sola entidad que tiene que responderle a los maestros con todos sus bienes, en vez de distintas diócesis que no responden unas a las otras.

El procurador general consideró que el Tribunal Supremo de Puerto Rico utilizó criterios que solo parecen aplicar a la Iglesia Católica, por lo que son discriminatorios.

“La decisión de la Corte Suprema de Puerto Rico constituye una discriminación denominacional y viola la Cláusula de Ejercicio Libre de la Primera Enmienda”, señala la moción.

“Bajo la Cláusula de Libertad de Culto, el gobierno no puede dar trato especial a la religión en general o a una denominación religiosa en particular para discriminarlas por razón de su status religioso. Los principios legales aplicados por el Tribunal Supremo de Puerto Rico violentan esa regla básica”, agrega el documento.

Los demandantes reclaman que se les desembolse sobre $4.5 millones que debieron recibir antes de que se eliminara el Plan de Pensiones de las Escuelas Católicas.

La demanda contra la Iglesia Católica fue presentada por 66 maestros y jubilados de la Academia Perpetuo Socorro.