Centro Médico

MOROVIS – Las autoridades investigan todos los ángulos posibles en torno al asesinato en la mañana de hoy de la niña Amahai Viruet de Jesús, quien tenía tres años, más allá de las primeras versiones de que fue alcanzada en la cabeza por una bala perdida en la casa de su mamá en el barrio Buena Vista.

Entre los ángulos está la posibilidad de que el padrastro de la menor tuviera problemas con unos individuos en Dorado, quienes pudieron haber tiroteado la casa. Otro ángulo no descartaba que un vecino pasó en un automóvil disparando al aire.

Amahai es la primera niña que muere este año al recibir un disparo.

El 2016 sumó al menos seis asesinatos de menores.

En septiembre de 2016, fue asesinada Neyelis Sofía Manso, quien tenía tres años, que iba en el asiento protector en la parte trasera del automóvil que conducía su padrastro Frankie Osorio Olmo en dirección a una iglesia pentecostal en la que se congregaba tras haber cumplido cárcel por un caso federal de armas. Este fue tiroteado en las parcelas Vieques, en el municipio de Loíza.

Otro caso registró en la noche del 8 de mayo de 2016 en el Día de las Madres, en la barriada Campamento, en Ciales.

Los pistoleros mataron a la niña Arianys Rosa Luquis, de 8 años e hirieron a su padre Jonathan Rosa, al confundir el auto en que viajaban con el de un individuo al que buscaban para un ajuste de cuentas. El caso fue esclarecido.

El 30 de junio de 2016 fueron asesinados la niña Janselyz Barbosa, de 6 años, y su padre Ansel Elpidio Babosa Artreche, de 27 años, en una emboscada en la barriada Villa Alegre, en Gurabo. La niña residía con su mamá en los Estados Unidos y se encontraba visitando a su padre. El caso no ha sido esclarecido.

El 4 de julio de 2016, en el área de las piscinas en el Hotel Caribe Hilton, en San Juan, fue asesinado de un balazo en la cabeza el niño Michael Romero, de 10 años. Su padre Javier Romero resultó herido y posteriormente fue acusado en el foro federal por la posesión ilegal de una pistola. El asesinato del niño no ha sido esclarecido.

El 5 de junio de 2016, Irwing José Rivera Colón, en unión a varios de sus sicarios, abrieron fuego contra el automóvil que era conducido por una joven madre por el barrio Toíta, en Cayey, donde resultó herido un niño de nueve años. Las balas le afectaron el cordón espinal y el niño quedó cuadripléjico.

Rivera Colón era el principal sospechoso del asesinato de la enfermera Elena Santos Agosto, madre de la reina de belleza Alba Reyes, hecho que ocurrió en Cidra la noche del 3 de junio de 2016.

En septiembre de 2017 y en medio del fuego cruzado entre individuos vinculados al trasiego de drogas en el residencial Manuel A. Pérez, en Hato Rey, fue asesinado el niño Aneury Adorno Morales, de 9 años, caso cuyo autor no ha sido arrestado.