Jensen Medina Cardona

En más de una ocasión, la defensa de Jesen Media ha recurrido al Tribunal de Apelaciones y al Tribunal Supremo tras decisiones en su contra. >Archivo / EL VOCERO

La jueza del Tribunal de Primera Instancia de Fajardo, Gema González, no ha tenido control en el proceso judicial contra Jensen Medina Cardona, acusado por el asesinato de Arellys Mercado Ríos, según el abogado y exfiscal federal Ignacio Rivera y la psicóloga social comunitaria Katherine Angueira.

“Si bien es cierto que a un acusado le cobija el debido proceso para cuestionar, interrogar y presentar la evidencia pertinente para su caso, no es menos cierto que quien preside el caso tiene que poner parámetros cuando hay un exceso de eso y se estiran unas controversias. Si se va a cuestionar cada paso del trámite hasta llegar al Supremo, la defensa tiene derecho, pero hay que ver cuándo se está abusando de los trámites apelativos en cada pieza de evidencia que se presenta”, afirmó Angueira en entrevista con EL VOCERO.

Agregó que “uno tiene que cuestionarse si hace flaco servicio también a la justicia. Aquí hay una persona enterrada (Mercado Ríos) que jamás volverá a ver la luz otra vez y no podrá rehacer su vida”.

El juicio contra Medina Cardona comenzó en enero pasado. Desde entonces el ministerio público ha presentado 24 testigos y la defensa otros tres. Pero le resta sentar al exnovio de la víctima, Josué Figueroa García, y al guardia de seguridad de Villa Marina, Eric Matta, quien fue testigo del ministerio público.

En más de una ocasión la defensa ha recurrido al Tribunal de Apelaciones y al Tribunal Supremo tras decisiones en su contra.

Angueira insistió en que el caso se ha alargado y cuestionó las razones para que haya ocurrido así.

“Su madre (de la víctima)ha estado todos los días en el tribunal y tenemos que estar pendiente cómo afecta a los sobrevivientes de Arellys. Su madre lo está presenciando. Que se logre una convicción para ella sentirse que, aunque su hija no va a ser revivida, pero satisfecha de que de alguna manera la memoria de su hija no va a ser vano. El sufrimiento de esa señora uno la tiene que tener agarrada del corazón”, dijo.

Auguró que aun cuando la jueza emita un fallo condenatorio contra Medina Cardona, sus abogados Jorge Gordon Menéndez, Orlando Cameron Gordon y Jorge Gordon Pujol lo apelarán.

“Van a seguir apelando y buscando excusas hasta llegar al Supremo y va a ser un arrastre emocional que deterioraría la fortaleza que tenga la madre de Arellys (Nitza Ríos).

Mientras, el exfiscal Rivera consideró que el proceso se ha extendido innecesariamente y que este caso ante jueces federales y estatales con dominio del derecho hubiese concluido hace seis meses.

“La juez no controla los procedimientos y los abogados, que son muy competentes, han tomado ventaja de esta indecisión judicial y prolongan todo bajo la teoría criminal que todos conocemos: el mejor caso es el que no se ve”, apuntó.

Rivera y Angueira coincidieron, además, en que la intención de la defensa de citar como testigo al exnovio de la víctima es bajo una premisa machista.

“Lo que están haciendo los abogados de defensa, que son muy competentes, es tratar de juzgarla a ella (Mercado Ríos) bajo la premisa machista de que por sus actuaciones mereció haber sido muerta. Eso es del siglo pasado y la juez está permitiendo eso y eso es a su demérito”, sostuvo Rivera.

Para Angueira, la defensa lo que busca es manchar la reputación de la víctima.

“Sin embargo, traer a su expareja sería una cierta admisión de la culpa del defendido porque si el testimonio es a los efectos de cuestionamiento sobre el carácter de ella que provocara que Jensen le disparara, pues es una admisión de Jensen que le disparó y la mató. Pretender traer ese elemento es sexista porque es una forma de culpar a la víctima, que no tiene voz para defenderse”, dijo.