ficha Luis Antonio Rivera Matos

Luis Antonio Rivera Matos

El guardia de seguridad Luis Antonio Rivera Matos, de 58 años, quien el 1 de septiembre se convirtió en el primer individuo en Puerto Rico en ser acusado por un feminicidio no pudo enfrentar este miércoles la vista preliminar que estaba pautada porque no había sido entrevistado por los abogados de la Sociedad para la Asistencia Legal (SAL) que lo representan.

Rivera Matos fue arrestado en la noche del martes 31 de agosto, después de que presuntamente matara a balazos a su pareja Damaris Ortiz Rosario, de 48 años, en una vivienda en la comunidad Estancias del Sol en Río Grande.

La defensa le planteó el miércoles a la jueza Karilyn Díaz Rivera, del Centro Judicial de Fajardo, que les había sido imposible entrevistar al imputado, quien está sumariado en la cárcel de Bayamón desde el 1 de septiembre cuando no pudo prestar la fianza de $1 millón que le señaló la jueza Geisha Marrero Martínez.

La jueza Díaz Rivera impartió instrucciones para que los abogados de la SAL realizaran la entrevista en la tarde del miércoles.

El 1 de octubre la jueza señaló una vista de status para resolver asuntos pendientes antes de comenzar a ver la vista preliminar el 14 octubre.

Damaris Ortiz Rosario

Damaris Ortiz Rosario, en una imagen compartida por sus compañeros de trabajo. 

El guardia de seguridad estaba separado de Damaris. Llegó a la casa anoche y después de una breve discusión le disparó frente a su hijo y su suegra, según informó en su momento la Policía.

El agente Arnold Cerón al verlo frente a la casa, le ordenó que soltara el arma y el hombre, que tiene licencia de portación para su pistola desde el pasado 21 de abril, no respondió. Cerón le disparó con una pistola electrónica taser, y una vez inmovilizado por la corriente fue arrestado.

A finales de agosto pasado, el gobernador Pedro Pierluisi firmó una nueva ley que enmendó el Código Penal de Puerto Rico para reconocer y establecer los feminicidios y los transfeminicidios como conductas que constituyen un delito de asesinato en primer grado y que estableció la creación de un nuevo protocolo para investigar estos casos.

Según la enmienda firmada por Pierluisi, constituye un feminicidio "todo asesinato en la cual la víctima es una mujer y al cometerse el delito concurre alguna de las siguientes circunstancias":

-Que el acusado haya intentado establecer o restablecer una relación de pareja o de intimidad con la víctima;

-Que mantenga o haya mantenido con la víctima relaciones familiares, conyugales, de convivencia, de intimidad o de noviazgo;

-Que sea el resultado de la reiterada violencia en contra de la víctima;

-Que existan antecedentes penales de cualquier tipo de violencia doméstica o por acecho en contra de la víctima.