Alex Delgado

Delgado ha sido enfático en que no revelará la identidad de su fuente y asumirá “las consecuencias de incurrir en desacato”. >Archivo/EL VOCERO

El Tribunal Supremo de Puerto Rico determinó de manera unánime revocar la orden emitida por el Tribunal de Apelaciones que obligaba a los periodistas Álex Delgado y Yesenia Torres Figueroa a divulgar el nombre del informante que les filtró un documento confidencial con información que apuntaba a un fiscal en posible comisión de delitos de corrupción pública.

Sin embargo, la determinación faculta al mismo Tribunal de Primera Instancia que examina si lo publicado por los experiodistas de WAPA TV y el medio en el que laboraban constituye difamación a que tengan que revelar la identidad de su fuente anónima, si el juez entendiese que conocer el nombre es necesario para que el demandante pueda probar que hubo falsedad en la información difundida por el noticiario.

“De conformidad con nuestro estado de derecho, resolvemos que le corresponde al foro primario determinar si, en efecto, la identidad de la fuente periodística es pertinente para evaluar si la información divulgada respecto al licenciado Torres Rodríguez es de naturaleza difamatoria. De entender que la información es pertinente a la causa de acción, el foro primario deberá establecer si se configuran los requisitos de algún privilegio”, reza la sentencia de una página en la que estuvieron de acuerdo seis de los ocho jueces que componen el Tribunal Supremo.

El juez asociado Erick Kolthoff Caraballo no intervino en la determinación mientras que el juez Roberto Filiberti Cintrón se inhibió. Contrario al resto de los jueces que tomaron la determinación de revocar la sentencia del Apelativo y redactar sendas opiniones de conformidad, la jueza presidenta, Maite Oronoz Rodríguez, no se unió a ninguno de los dos escritos y se limitó a expresar que hubiese preferido que la controversia se resolviera luego de celebrarse una vista oral.

A preguntas de EL VOCERO a la jueza presidenta del Supremo sobre las razones por las que no se unió a ninguna de las dos opiniones de conformidad que acompañaron la sentencia revocatoria, el director interino de la Oficina de Prensa de la Oficina de Administración de Tribunales (OAT), Jean-Carlo A. Pérez Nieves, se limitó a contestar que por tratarse de un caso activo en los tribunales, la togada se expresa a través de su voto en las determinaciones que emitió el Tribunal Supremo en este caso y que no se harán comentarios adicionales sobre controversias que pudieran estar posteriormente ante su consideración.

“En este caso, seis jueces y juezas del Tribunal Supremo (un juez no intervino y otro se inhibió) unánimemente emitieron una determinación judicial mediante la cual se revocó la Sentencia que emitió el Tribunal de Apelaciones. Es decir, que según se desprende de la Sentencia emitida el 31 de octubre de 2022, la Jueza presidenta Maite D. Oronoz Rodríguez estuvo conforme con esta determinación y los fundamentos esbozados en ella. Además, en la Resolución que el Tribunal Supremo emitió en esa misma fecha, se hizo constar que la Jueza presidenta hubiese declarado ha lugar una petición presentada en el caso por varios medios de comunicación para celebrar una vista oral ante el Tribunal Supremo”.

Reacciona Álex Delgado

“Si tenemos casos constantes de corrupción, con esa herramienta de quemar fuentes, los corruptos se sentirán protegidos con el arma del miedo que inculcarán en los funcionarios honestos que quieren que el pueblo sepa las verdades que otros no quieren”, manifestó Álex Delgado por escrito sobre la determinación del Supremo local, la cual prometió respetar y combatir ante el juez del Tribunal de Ponce que ya había ordenado que se revelara el nombre del informante confidencial.

“Ayer mi abogado José "Pepe" Colón me informó de la sentencia emitida por el Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR) mediante la cual revocó la orden dictada originalmente en mi contra por el Juez de Ponce Hamed Santaella Carlo ordenándome que revelara la identidad de mi fuente confidencial. El Demandante en mi contra, el fiscal Idelfonso Torres, había solicitado con éxito, a través de su abogado Pablo Colón, que me ordenarán “quemar” mi fuente. Esa es la orden que el Tribunal Supremo revocó”, explicó el periodista.

“Mi argumento fue a los efectos de que, en una reclamación basada en “difamación”, la identidad de la fuente era irrelevante para establecer la "falsedad" de lo publicado debido a que no existe ni la más remota duda de que el documento gubernamental en que se basaron las noticias es auténtico y que fue generado en el Negociado de Investigaciones Especiales”, recordó Delgado sobre el hecho de que el demandante ya reconoció que el informe que sirvió como documento principal para redactar las noticias televisivas sobre el fiscal se trata de uno verdadero.

“La identidad de la fuente confidencial de un periodista no hace verdadero o falso el contenido de un documento gubernamental. Es su autenticidad lo que convierte en correcto su contenido. En ese aspecto, se levantó el argumento de que conocer la identidad de la fuente no era pertinente por ser totalmente irrelevante”, abundó el periodista, quien opinó que el Supremo falló en entender que la identidad de la fuente no aportará a que el demandante pueda probar de que lo publicado es difamatorio.

“Respetamos la decisión del TSPR y solo nos resta reiterar que no voy a revelar mi fuente, primero por el compromiso que hice con la misma, y en segundo lugar porque si el Tribunal de Ponce vuelve a intentar a obligarme a quemar mi fuente y yo accediera, desde ese día las fuentes que revelan escándalos de corrupción, en general, dejarán de proveer información a la prensa, y aunque no sea la voluntad final del Tribunal, lo que provocará será un triunfo prospectivo de lo corruptos para mantener intimidadas a las fuentes”, concluyó.

Inconforme la Asppro

Por su parte, la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (Asppro) manifestó su descontento con la determinación del Supremo, por entender que el Alto foro dejó escapar la oportunidad de crear una protección en favor de los periodistas para que estos no tengan que divulgar sus fuentes en ningún proceso judicial.

“Mediante una sentencia -no opinión, lo cual hubiera sentado un precedente- el Supremo revocó la orden del Tribunal de Apelaciones para que colegas periodistas revelaran las fuentes de información que usaron para una serie de reportajes televisivos. Sin embargo, rechazó entrar en las peticiones de varios medios para que se adoptara el privilegio de confidencialidad de las fuentes”, lamentó la Junta de la Asppro en comunicado de prensa.

“Aunque nos satisface que el Supremo revocara al Tribunal de Apelaciones, nos parece que desperdició una gran oportunidad para proteger no solo a los periodistas, sino a toda persona que con mucho valor ofrece información sobre posibles irregularidades en el servicio público”, denunció por su parte la presidenta de la Asppro, Damaris Suárez Lugo.

El gremio fue enfático en apuntalar que si el Tribunal de Ponce volviera a determinar que sí procede que los periodistas y el medio revelen la identidad de la fuente, el caso pudiera llegar nuevamente a las consideraciones del Supremo, por lo que si esto ocurre, el máximo foro judicial debiese reivindicar “las posturas de los periodistas de proteger la confidencialidad de sus fuentes, un principio fundamental para la libertad de prensa y el periodismo que nuestro país merece”.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.