Cataño
Recientemente la Oficina del Contralor ocupó equipos en la alcaldía de Cataño. >Carlos Rivera Giusti/ EL VOCERO

En el verano de 2020, cuatro empleados del Municipio de Cataño trabajaron durante horas laborables en la remodelación del negocio La Terraza de Toñín —establecimiento que está a nombre de Roberto Torrech Montalvo, quien es primo del alcalde Félix “El Cano” Delgado— así como en la residencia del director de Obras Públicas del ayuntamiento, según confirmaron tres trabajadores a EL VOCERO.

El pasado martes este diario informó sobre la radicación de siete querellas ante la Oficina del Contralor por alegadas irregularidades en el municipio, las cuales están siendo atendidas, según declaró la titular de esa dependencia, Yesmín Valdivieso, y el director de la división de Investigaciones, Julio Dávila.

La sexta querella alega que “se utilizaron empleados y materiales de Obras Públicas y Vivienda municipal para hacer remodelaciones y una terraza nueva en ambos negocios propiedad del alcalde… dicho negocio está a nombre del primo que trabaja en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Los materiales fueron obtenidos a través de Vivienda en una ferretería que tienen contratada”.

Las labores se iniciaron en el mes de junio de 2020. EL VOCERO tiene en su poder vídeos que corroboran las labores de remodelación en el establecimiento. 

El video muestra a un grupo de empleados municipales haciendo reparaciones en frente da para el barrio Palmas.

Uno de los empleados con conocimiento de las obras de remodelación, expuso a EL VOCERO que se les instruía que durante ese tiempo, se presentaran en el municipio para registrar la hora de entrada y de salida. 

“No todos los días se salía tarde. Mayormente se trabajaba dentro de las horas de trabajo (usual). Pero, a veces se pedía que se saliera un poco más tarde —a quedarse un poco más de tiempo— y entonces las arreglaban ellos a mano en Recursos Humanos, o que se dijera que se olvidó ponchar”, relató el entrevistado, quien habló bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Contó que los materiales eran adquiridos en una ferretería a la que el ayuntamiento le compra regularmente. “El director de Vivienda iba a buscar los materiales, era el que mayormente iba a la ferretería o un empleado de confianza. Los materiales no tenían las órdenes de compra”, señaló el entrevistado.

Relató que en ocasiones el empleado de confianza hablaba con Delgado a través de la aplicación FaceTime desde el lugar.

Como parte de las obras de reconstrucción en el establecimiento, se remozaron los baños, se removieron paredes y se instalaron tablillas, entre otros.

“Como ya muchos empleados lo habíamos escuchado, siempre estábamos al pendiente. Yo puedo hablar de lo que yo he visto y no por lo que me hayan contado. Esa estructura, la parte del frente da para el residencial del barrio Palmas, de Las Vegas, y la otra parte para el área de Cucharilla. Ahí se pasaban trabajando -en horas laborables- gente que trabajaba en Planta Física de la alcaldía. Uno que se pasaba supervisando era un ayudante del alcalde. Eso lo vi yo”, puntualizó otro de los empleados.

También se indicó que los empleados estuvieron cerca de dos meses trabajando en la remodelación del hogar del director de Obras Públicas durante horas laborables.

Félix “El Cano” Delgado
El alcalde de Cataño, Félix “El Cano” Delgado, aseguró que investigará los señalamientos. >Archivo / El VOCERO

“A veces se trabajaba dos días a la semana o los cinco días de la semana”, afirmó el entrevistado.

No obstante, se aseguró que el alcalde no impartió directamente instrucciones a los empleados para la realización de los trabajos en ambos lugares.

Lo que busca la Oficina del Contralor

Fuentes de este rotativo informaron que como parte del material incautado en dos computadoras por parte de la Oficina del Contralor durante el allanamiento al Municipio de Cataño, el pasado 9 de septiembre, figuran correos electrónicos del administrador municipal en los que se hace referencia a las facturas y supuestamente se instruye a una empleada cómo realizarlas y se le pide que infle las cifras. 

“En los correos electrónicos, que fueron copiados al alcalde, se hace alusión al negocio de Cucharilla, la Terraza de Toñín, que antes era de la esposa del alcalde Roxana Sifre y que ahora está a nombre del primo del alcalde”, aseguró la fuente. 

Las computadoras incautadas eran la del administrador del ayuntamiento y la de una empleada de compras, adscrita a la Secretaria Municipal.

A solicitud de EL VOCERO, el alcalde de Cataño expresó por escrito que “en relación a las imputaciones antiéticas publicadas recientemente, he ordenado una investigación externa, paralelo a las investigaciones en curso para validar que las mismas son infundadas y fuera de orden. Mi administración municipal y todos nuestros recursos humanos trabajamos al amparo de la ley. Con esto presente, llegaremos hasta las últimas consecuencias, si se demuestra lo contrario”. 

Esta no es la primera controversia en el municipio de Cataño, que ha estado en la palestra pública por diversas situaciones.

En agosto de 2019 este diario informó que el ayuntamiento era investigado por las autoridades federales con relación al otorgamiento de contratos a una empresa de recogido de desperdicios sólidos.

Asimismo, en junio de 2020 agentes de la Policía de Puerto Rico intervinieron con Delgado en una gallera clandestina.

Mientras que en agosto de 2020, agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) acudieron a una tienda en The Mall of San Juan como parte de la pesquisa.

Hace unas semanas trascendió también que el municipio prestó reflectores portátiles y otros recursos para la celebración del cumpleaños de una persona que fue convicta a nivel federal por trasiego de drogas.