Arellys Mercado

“Es muy triste. Puerto Rico está consternado. Esto no puede seguir sucediendo. No se puede seguir perdiendo gente trabajadora, chicas buenas, chicas que aportaban al País”.

Con estas palabras, Nitza Ríos, la madre de Arellys Mercado Ríos, una joven que fue asesinada el 18 de agosto de 2019 en Villa Marina, en Fajardo, reaccionó a los asesinatos de Andrea Ruiz Costas y Keishla Rodríguez Ortiz, dos recientes feminicidios que han estremecido y consternado al País.

“Estoy con cada una de esas familias. Mi corazón está con ellas, aunque no haya podido irlas a conocer y abrazarlas, verdad. Pero yo oro por ellas. Las tengo en mis oraciones porque es un momento muy duro, perder un hijo es lo más duro, lo más difícil que uno puede enfrentar”, dijo Ríos, a su salida del Tribunal de Fajardo, donde se lleva a cabo el juicio en contra de Jensen Medina Cardona, acusado por el asesinato de su hija.

“Me identifico con la mamá de Keishla, me identifico con los padres de Andrea y aún voy un poco más atrás, como siempre digo, la joven (Edmill de León) que murió frente al motel (en Carolina). Esa fue la más que me conectó con el caso de mi hija porque yo me imaginé que el tiro que ella recibió así fue el de mi hija, la agonía, eso me transportó a ese día”, expresó.

No cree en la pena de muerte

A pesar de su dolor y la exigencia de justicia por el asesinato de su hija, Ríos dijo que no cree en la pena de muerte. En Puerto Rico, se ha reavivado el debate sobre la pena de muerte luego de que la Fiscalía federal acusara al boxeador Félix Verdejo por el “carjacking” y el secuestro que desembocó en el asesinato de Rodríguez Ortiz y por matar intencionalmente a un niño no nacido. Por estos cargos, Verdejo es elegible a la pena de muerte.

“No creo en la pena de muerte. Yo entiendo que la vida la da Dios y Dios es el que (la quita). No podemos hacer lo mismo que nos hacen. No podemos pagar mal con mal. Es mejor que la persona tenga su tiempo para que reaccione y quizás pida perdón a papá Dios. Todos somos hijos de Dios o más bien somos criaturas creadas por Dios. Una vez que tú aceptas a Jesús como tu salvador te conviertes en hijo. Mientras tanto eres criatura creada”, expresó Ríos.

“¿No quisiera usted la pena de muerte ni para Jensen Medina Cardona ni para Félix Verdejo?”, le preguntó una periodista. “No, ni para Jensen ni para Verdejo. Que tengan su tiempo, su espacio, para que reflexionen. ¿Sabes por qué? Porque nada nos va a devolver nuestros hijos. El que ellos mueran se acaba ahí. No van a poder meditar y pensar y padecer. Debe ser un proceso de reflexión porque si uno pensara que el que ellos mueran, vas a recibir a tu hija de vuelta, pero eso no es así. Por lo tanto, deben darse el espacio de reconciliarse con papá Dios”, contestó.

Urge cambios sobre fianzas

Sin embargo, Ríos urgió a un cambio con relación a la otorgación de fianzas en los casos de feminicidios. “Entiendo que tenemos que bregar con eso de las fianzas. Yo no entiendo que alguien que mata por matar (tenga derecho a fianza). No hay razón justificada. Mi hija fue por un celular que ella no se iba a robar. La que trabajaba en el motel estaba haciendo su trabajo. Keishla quería tener su hijo, o sea que son razones no para matar a nadie. Yo diría que ese tipo de muerte no debe tener ningún tipo de fianza. Debe entrar (a la cárcel) y ya, empezar con el caso inmediatamente”, respondió a preguntas de EL VOCERO.

Precisamente, cuando recién comenzaba el caso en los tribunales de Medina Cardona se generó un fuerte debate por la fianza que se le había otorgado al acusado. En un inicio se le había otorgado una fianza de $300,000 a Medina Cardona, pero luego de una revisión, la jueza Vanessa Sánchez Velázquez le impuso una fianza de $1,150,000.

A la pregunta de si la fianza que tuvo que pagar Medina Cardona en un inicio nunca debió haber pasado, Ríos aseveró que “fue una fianza muy bajita que no concuerda, aunque digan que es por comparecencia, pues no me concuerda, no me encaja una fianza de cientos al lado de otras que le dan millones, o sea no va, no concuerda. Yo entiendo que para el que mata de esa manera no debe haber fianza”.