Centro Médico
Centro Médico de Río Piedras. >Josian E. Bruno Gómez/ EL VOCERO

 

JUANA DÍAZ – Eric Padilla Monroig, el esposo de la joven que pereció el sábado en un choque en la autopista Luis A. Ferré (PR-52) provocado por un estadounidense que admitió que contestó una llamada en su teléfono celular, el que se le cayó al piso, lo que hizo que perdiera el control del volante estrellándose contra el compacto de la pareja, fue declarado muerto ayer en el Centro Médico de Río Piedras.

El teniente Elvin Zeno, del Negociado de Tránsito de la Policía, confirmó que Padilla Monroig fue desconectado del ventilador. Sus órganos fueron donados.

Padilla Monroig se encontraba en el asiento del pasajero de un Volkswagen Jetta modelo de 2000, detrás de cuyo volante estaba su esposa Grisel Lagares Mercado, de 32 años, quien murió en el acto.

La pareja residía en la calle Cristóbal Colón, en Arecibo, y se encontraban detenidos en el paseo cuando fueron embestidos por la guagua Dodge RAM que conducía a velocidad mayor Seth Elliot Miller, de 44 años y residente en Portland, Oregón, y quien se encuentra pernoctando en Guayama.

Miller admitió a los investigadores que a eso de la 1:00 de la tarde del sábado, tras recibir una llamada a su teléfono celular, cuando contestaba el aparato, cayó al piso de la camioneta que conducía.

El informe policial de Patrullas de Autopista señala que Miller, al tratar de recoger el celular, perdió el control de la camioneta Dodge RAM, la que conducía a velocidad mayor. Entró en el paseo a la altura del kilómetro 89.4, en dirección de Juana Díaz a Santa Isabel, donde estaba estacionado el Volkswagen Jetta modelo de 2000 donde estaban los esposos.