Crimen

JUNCOS — Un infante que el 20 de septiembre cumpliría cuatro meses de nacido fue hallado muerto a media mañana de hoy en el vehículo en que su padre lo olvidó en el estacionamiento de la farmacéutica Medtronic frente al cementerio municipal.

Los informes señalan que el padre Jomel Villodas Jiménez, de 32 años, vecino de Villas de Victoria, en Juncos, no dejó al niño en el cuido y entró a trabajar a la farmacéutica Medtronic donde se desempeña como ingeniero.

A eso de las 10:00 de la mañana, ante la duda de si había dejado o no al niño en el cuido fue al estacionamiento y halló al menor muerto en el interior de su automóvil Mitsubishi Lancer color negro.

El automóvil estaba estacionado en un área fuera de Medtronic, alquilado para los empleados.

Villodas Jiménez sacó al niño del auto y lo llevó a la caseta de los guardias de seguridad, donde llamaron a los paramédicos que al llegar no hallaron signos vitales.

También llamaron a Katherine Torres Díaz, madre del niño y esposa de Villodas Jiménez, quien es empleada en un hospital en Humacao. La pareja se encontraba recibiendo atención médica en un hospital.

En el País han sido múltiples las muertes por asfixia de niños olvidados en los automóviles por sus padres.

Entre los casos de mayor notoriedad está el ocurrido en abril de 2005, cuando el fiscal Luis Navas dejó olvidado en su automóvil a su hijo de 10 meses, quien pereció asfixiado. Navas fue absuelto.

En abril de 2011, la doctora Cynthia Galinaldis olvidó a su hijo en su guagua en un estacionamiento de un centro comercial en Barceloneta.

La doctora fue sentenciada a una probatoria de un año y medio.