Cárcel de Bayamón

La institución correccional Bayamón 705. 

Aunque había una convocatoria a faltar masivamente a sus puestos de trabajo en el Departamento de Corrección y Rehabilitación, tanto la secretaria de la entidad, Ana Escobar Pabón, como  la presidenta del sindicato que nuclea a esos empleados, Jessica Martinez Santini, negaron que los oficiales correccionales se hayan ausentado de manera anormal en el día de hoy. 

“Nosotros hemos estado corroborando la asistencia de nuestros compañeros y solamente hemos tenido un ausentismo normal”, dijo Escobar Pabón. 

En total, en el turno de 6 a.m. a 2 p.m. de este miércoles, se ausentaron 169 oficiales correccionales a nivel Isla, sobre un total de 892 que debían presentarse a trabajar en ese horario en las diferentes instituciones correccionales. 

“Puede ser -entre otras razones- por enfermedad, por una situación de emergencia que se les presenta o un asunto personal que tienen que atender, que no forma parte de lo que ha circulado en las redes sociales como un Correccional Flu”, dijo Escobar Pabón a EL VOCERO. 

Se refería así a un llamado a faltar masivamente que circuló por redes sociales y que hacía referencia al Blue Flu, un movimiento de brazos caídos generado por retraso en el pago de las horas extras trabajadas durante la emergencia causada por los huracanes Irma y María en la Policía de Puerto Rico. 

En el caso del "Correccional Flu", el ausentismo convocado no es por retrasos sino una forma de protesta a la falta de aumentos salariales que no han ocurrido desde 2008. 

“Estamos sumamente pendientes de la Legislatura de Puerto Rico y la posibilidad de aprobación de los 15 millones de dólares que el gobernador presentó en su mensaje de presupuesto”, reconoció Escobar Pabon y dijo que “hay que reconocer que [Pedro Pierluisi] ha sido el único gobernador que ha reconocido que nuestros compañeros se merecen que se les haga justicia salarial. Es importante que tanto la Junta de Control Fiscal como la Legislatura aprueben el presupuesto y puedan hacerle justicia salarial a nuestros compañeros”. 

Respecto a la cifra de oficiales que no fueron a trabajar en el turno de la mañana, Escobar Pabón aseguró que “comparado con otros periodos es un ausentismo normal. Es normal que puedas tener 2, 3, 4 personas que no puedan llegar a algunas instituciones correccionales” a nivel Isla.

Y aseguró que no ha tenido que activar a oficiales de otras unidades para doblar turnos. 

“A diferencia de la Policía de Puerto Rico no puedo cerrar una institución e irme. Tengo que tener el personal. [Cuando hay ausentismo] los que se ven afectados son los propios oficiales. Y nuestros compañeros son muy comprometidos, pueden sentirse incómodos si no se les reconoce la justicia salarial porque ellos dan la milla extra siempre pero ellos no están faltando a modo de protesta”, aseguró la funcionaria. 

En tanto, la Presidenta del sindicato Alianza Correccional Unida, coincide con que el número de ausentes fue habitual. 

“Estamos con bajo personal. Las ausencias se van a ver presionadas por la falta de personal. Adicional a eso hay que sumarle el mal manejo de los horarios que agudiza las ausencias de la jornada”, denunció Martínez Santini. 

Respecto al malestar que hay entre los oficiales, dijo: “Tengo que reconocer que hay una molestia de todos los oficiales correccionales por el juego político entre la rama legislativa y la rama ejecutiva. Se están agotando emocionalmente, físicamente, el ambiente es un ambiente hostil, de discrimen, persecución, de decisiones caprichosas, en la que nos cogen nuevamente de bobos y nuestros compañeros se van a desmotivar y van a comenzar a faltar”.

Según explicó, en toda la Isla hay casi 4,000 oficiales correccionales. “Una ausencia de 169 es normal”, y advirtió que desde el sindicato van a seguir “señalando las deficiencias del ambiente laboral”. 

“Le vamos a exigir a los representantes y senadores, vamos a convocar a manifestaciones en La Fortaleza, en el Capitolio, para que entiendan la necesidad de una mejor remuneración y salario digno”. 

“Con lo riesgoso que es el trabajo, el salario mensual básico de un oficial de corrección es de 1,603, sin los descuentos que aplican. Quincenales, son 500 dólares con todas las deducciones”, dijo Martinez Santini. 

El gobernador Pierluisi presentó un presupuesto de 223 millones más que el de la Junta de Control Fiscal. Entre esos fondos, se encuentran $15 millones dedicados al Departamento de Corrección. El mandatario anunció recientemente un pago de $2,000 para estos oficiales por su desempeño durante la pandemia.