Jeanette

Las autoridades procuraban dar esta tarde con dos menores amigos del adolescente que admitió haberle dado muerte a su madre la enfermera Jeanette Mojica Rivera, a finales de mayo, para determinar si alguno de ellos pudo haber participado en la disposición del cadáver.

Varios de los amigos del presunto matricida han sido entrevistados, entre ellos un joven de 18 años de edad, al que se le concedió inmunidad en los casos de apropiación ilegal que le fueron imputados al joven el pasado viernes.

Los interrogatorios dirigidos por el fiscal Víctor Carbonell, fiscal de Distrito de Carolina, no han logrado que los menores admitan el haber ayudado a su amigo a disponer del cadáver de su mamá.

Una menor también fue entrevistada y descartada. Durante las diligencias realizadas el miércoles, se procuraba dar con otra amiga del joven que se sospecha es mayor de edad.

Aunque todo esta listo para a radicación de acusaciones como adulto por asesinato en primer grado e infracciones a la Ley de Armas, el fiscal Carbonell ha continuado la pesquisa para descartar o confirmar si alguien más pudo haber participado en la muerte de la mujer de 34 años de edad, y la colaboración que pudo haber tenido el menor para disponer del cadáver.

El joven de 16 años acudió en la tarde del miércoles 19 de junio a la Policía y llevó a los agentes del CIC de Carolina hasta el lugar donde dispuso del cadáver de Jeanette en el barrio Campo Rico en Canóvanas. Desde ese día el menor ha estado bajo custodia, y desde el pasado viernes por mandato de un juez al determinarle causa por una falta de apropiación ilegal por hechos que cometió en Río Grande, al apropiarse de más de $5 mil de un contratista.

Al hallarse el cadáver amortajado en una sabana se encontraba en estado de putrefacción. El pasado lunes la patóloga Irma Rivera Diez, del Negociado de Ciencias Forenses emitió la certificación de muerte y la identificación del cadáver, requisito para la radicación de los cargos.

En la pesquisa participan el fiscal Carbonell y la fiscal Yanira Colón junto a los agentes Nolasco Pizarro y Johanna Calderón, de la División de Homicidios del CIC de Carolina. Los interrogatorios se han estado realizando en el Centro Metropolitano de Investigaciones y Denuncias (CMID), en Hato Rey.

Jeanette fue asesinada a puñaladas entre la noche del domingo 26 y la madrugada del lunes 27 de mayo del 2019, tras una disputa con su hijo al que llevaba un tiempo increpándolo por fumar marihuana y por amistades como la de una mujer que según algunas versiones le doblaba la edad, con la que supuestamente mantenía una relación amorosa.

El estudiante de escuela superior narró que golpeó a la mamá y que al ella caer al piso la atacó con un cuchillo de cocina, el que fue ocupado. Se quedó en la casa al lado del cadáver y al día siguiente se fue a la playa en la guagua de su madre una Hyundai Tucson color blanca, como si nada hubiese pasado.

Cuando las amistades y familiares llamaron a Jeanette, el joven les contestó con mensajes de texto como si fuera ella, diciéndoles que estaba bien.

El martes regresó a la casa en la Finca Calzada, en el barrio Campo Rico cuando se cree amortajó el cadáver en una sábana. Lo cargó, según los ángulos bajo pesquisa con la ayuda de unos mozalbetes, hasta la guagua de su mamá y dispuso del cuerpo en la entrada del sector La Vega en el kilómetro 7.6 de la PR-185 a pasos de su hogar en el barrio Campo Rico.