verdejo 1
La acusación sostiene que Verdejo usó y portó a sabiendas un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia. >Archivo/EL VOCERO

Gary Edward Proctor, fue nombrado por el juez federal Pedro Delgado como el abogado experto en casos de pena de muerte para representar al alegado compinche del boxeador Félix Verdejo, Luis Antonio Cádiz Martínez, acusado por el “carjacking” y secuestro de la joven Keishla Rodríguez Ortiz.

El letrado ha llevado casos de pena capital en los estados de Texas, Louisiana, Georgia, Maryland y Idaho a nivel estatal y a nivel federal en los distritos de Puerto Rico, Columbia, Maryland, West Virginia, Kentucky e Islas Vírgenes.

A Cádiz Martínez también se le acusa por matar a un niño no nacido.

La vista preliminar y de fianza contra el acusado  fue señalada para el 11 de mayo a las 2:00 p.m. Mientras, que la de Verdejo para ese mismo día a las 11:00 a.m.

Según una declaración de un agente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), basada en el testimonio de Cádiz Martínez, el 27 de abril Verdejo Sánchez contactó al testigo y le pidió que le ayudara en la terminación del embarazo de la víctima (Rodríguez Ortiz), quien le comunicó a Verdejo que estaba embarazada de él.

El 29 de abril Verdejo contactó a la víctima y acordó encontrarse con ella en su residencia. Verdejo y el testigo se trasladaron a bordo del vehículo Dodge Durango negra.

La víctima llegó al lugar acordado en su vehículo, una Kia Forte, gris. Se subió al vehículo de Verdejo.

Luego de que conversaron, Verdejo le dio un puño en la cara y se le inyectó una sustancia con una jeringuilla, que fue adquirida en un punto de drogas en el residencial Luis Lloréns Torres.

Se alega que Verdejo y el testigo le amarraron los pies y los brazos con un alambre. Luego le amarraron un bloque. El testigo cogió las llaves del vehículo Kia y abordó el mismo.

Verdejo y el testigo se trasladaron en ambos vehículos hasta el puente Teodoro Moscoso, que atraviesa la Laguna San José entre Carolina y San Juan.

Luego removieron a la víctima del vehículo y fue arrojada al agua. Acto seguido, Verdejo le disparó desde el puente. 

Posteriormente, el vehículo de la víctima fue abandonado.

El 30 de abril agentes de la Policía de Puerto Rico encontraron el auto Kia en Canóvanas.

Ese día, luego de que los padres de Keishla informaran el número de teléfono de ella, los agentes del FBI obtuvieron datos de llamadas y localización del celular de la víctima.

Ese mismo día, obtuvieron los récords de llamadas de Verdejo.

El análisis de esta data mostró que el 29 de abril, los teléfonos asociados con la víctima y Verdejo estuvieron conectados en varias torres de comunicación celular, localizadas muy cerca unas de otras.

Récords de las llamadas telefónicas obtenidas por el FBI mostraron varias comunicaciones entre Verdejo y la víctima entre el 28 y 29 de abril.

Específicamente, una llamada y varios mensajes de texto el 28 de abril en horas de la mañana. 

El 29 de abril el FBI revisó las cámaras de vigilancia del Teodoro Moscoso. A eso de las 8:29 a.m. el video muestra una guagua oscura, consistente con el vehículo de Verdejo estacionado en el carril de emergencia. El video muestra al menos, el movimiento de una persona al lado del vehículo. Luego se ve el vehículo abandonado el lugar, y regresando al lugar en por lo menos, dos ocasiones.

El vehículo se marcha del lugar aproximadamente a las 9:31 a.m. 

Posteriormente, la Policía encontró un casquillo de bala en el puente.