Arnaldo Claudio

Arnaldo Claudio cesó sus funciones el 14 de mayo como monitor federal de la reforma de la Policía.

La conspiración para perjudicar al monitor federal Arnaldo Claudio, la cual fue evidenciada a través de un intercambio de mensajes por parte del exasesor del gobernador Alfonso Orona y del secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario, entre otros, no fue la primera ocasión en la que el letrado intentó hacerle daño.

Claudio reveló a EL VOCERO que temprano en el 2017 Orona citó a dos oficiales de la Policía, a fin de que buscaran información negativa sobre su persona.

“Tengo conocimiento de que antes del chat el mismo señor Orona había llamado a oficiales de la Policía, tan temprano como el 2017 para buscar cosas negativas del monitor federal. Orona citó a esos dos agentes a La Fortaleza a una reunión para llevar a cabo un proceso de indagar sobre el monitor federal en cuanto a asuntos personales y de la reforma. La razón por la que conozco eso fue porque ellos fueron elegantes y me llamaron. También reporté eso a la corte federal”, afirmó Claudio.

“Y no había nada desde el punto de vista personal, ni en lo profesional porque mi educación y mi ética siempre me han llevado a hacer lo correcto”, apuntó.

Claudio también reveló que entregó copias del chat al Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

Mientas, la exsuperintendente de la Policía Michelle Hernández confirmó a este diario que fue para principios del 2017 que fue citada por Orona a una reunión al Palacio de Santa Catalina junto al exsecretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP) Héctor Pesquera y otros dos oficiales en la que el letrado acusó a Claudio de manipular ciertas cosas dentro de la Policía.

“Cuando llegué a la reunión junto a mis policías y Pesquera y Orona haciendo acusaciones y los pobres policías mirándose como esta gente y de donde fabricaron esto. Y ellos le explicaron que no se reunieron con Claudio sobre nada de la Policía, es el militar y nosotros también. Fue una cosa, se le vio la costura. Estaban buscando hacerle una encerrona”, apuntó Hernández.

“Hay ciertas cosas que en el momento uno no piensa mucho y cuando empiezas a ver una acumulación, pues sabrá Dios qué más hay. El 2018 fue peor porque me sacaron a mí, no había protección para la Reforma porque yo estaba protegiendo la reforma y asegurándome que hiciéramos lo que teníamos que hacer”, añadió.

Dijo preocuparle el hecho de que si se cometieron unos actos para perjudicar a Claudio, un funcionario de la corte federal, qué le pasaría a “Juan del Pueblo”.

“Y ¿qué pasa con Juan del Pueblo? ¿Cómo se interpreta lo que le pasó al hijo de Raúl Maldonado. Pues sí, él es el hijo de Raúl Maldonado, pero en muchos sentidos él es Juan del Pueblo y mira lo que hicieron, ahí no había ni pie ni cabeza y eso que él se fue público. Si es Juan del Pueblo que no lo hace público, sabrá Dios”, expuso Hernández.

La exfuncionaria se refirió a la pesquisa del Negociado de la Policía que pretendía ocupar las armas de Raúl Maldonado hijo, tras llamar corrupto al gobernador Ricardo Rosselló. El joven hizo pública la investigación. Finalmente, las 16 armas de fuego que tenía inscritas no le fueron quitadas.

Hernández cuestionó el desempeño de una persona que toma ese tipo de acciones contra otras.

“No solamente es pedir disculpas tú puedes recibir disculpas de un criminal cuando se roba tu televisor, pero el hecho de que se lo robó y la próxima vez que salga de la cárcel lo veas en la calle que vas a decir”, manifestó Hernández.

Con jurisdicción federal conspiración contra Claudio

De otra parte, el plan para afectar la figura de Claudio pudiera conllevar delitos federales, consideró el exfiscal federal Osvaldo Carlo.

Señaló que en el caso de la Reforma, el nombramiento de Claudio era de oficial de cumplimiento, el cual según el acuerdo lo estipulan las partes y lo aprueba el juez.

Por otra parte, el juez Gelpí dijo a preguntas de este medio que no iba a emitir comentarios.