Yanitsia Irizarry Méndez
La exalcaldesa de Aguadilla, Yanitsia Irizarry Méndez. 

 

La jueza del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, Rebeca de León Ríos, concedió hasta hoy a las 10:00 a.m. a la defensa de la alcaldesa de Aguadilla, Yanitsia Irizarry Méndez , para que responda por escrito a la petición de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de desestimar la demanda incoada por la ejecutiva municipal para que se invaliden los votos mixtos denominados como “pivazos” en las pasadas elecciones en ese pueblo, en las que se impuso el candidato popular Julio Roldán por un escaso margen.

Ayer, la jueza escuchó los argumentos de la CEE, de los comisionados electorales de los partidos políticos y de la peticionaria.

Los comisionados electorales también deben presentar hoy sus argumentos por escrito.

“Como es un asunto de umbral que hay que resolver, tengo que esperar al escrito de la peticionaria, que ha informado al tribunal que interesa presentar un escrito al tribunal y tan pronto lo reciba estaremos resolviendo con prontitud”, manifestó De León Ríos.

De igual forma, atenderá el asunto sobre si consolida o no el caso con otras demandas.

La alcaldesa solicita que se invaliden los votos de electores que se hicieron con una marca debajo de un partido, pero que no votaron por ningún candidato debajo de la insignia y sí en las columnas de otras colectividades.

Pide que se ordene a la CEE reclasificar las papeletas municipales del Precinto 35, excluyendo como voto mixto válido aquellas papeletas en las que se hizo una marca bajo la insignia del partido y marcas para otros candidatos, pero no se hizo ninguna para candidato bajo la insignia del partido. También solicita que se reprogramen las máquinas de escrutinio electrónico para atender su reclamo y de no ser posible, que se realice un nuevo conteo manual.

El 24 de noviembre, el presidente de la CEE, Francisco Rosado Colomer, emitió una resolución en la que dispuso que se contarán los votos mixtos de la papeleta municipal del Precinto 35 de Aguadilla. Esta decisión fue adoptada unánimemente por todos los comisionados electorales, pero la demandante alega que resulta ser nula al contravenir las disposiciones del artículo 9.10 del nuevo Código Electoral.

La abogada de Irizarry, Raquel Torres Reyes, afirmó durante la vista que el asunto se trata de una revisión administrativa.

“No es especulativo”

Torres Reyes sostuvo que “estamos pidiendo que se invalide la determinación de la CEE sobre lo que se define como voto mixto, esa es nuestra petición. Esa decisión la tomó el presidente de la CEE. No es especulativo decirle a usted que hay 1,407 votos mixtos. En el acta en Aguadilla en la papeleta municipal hay 1,407 votos mixtos. No es especulativo decirle a usted que las máquinas están programadas para adjudicar, y decir que hay un voto mixto cuando la persona no vota como voto mixto, según lo define el Código Electoral, eso no es especulativo. Ese es el daño”.

Insistió en que su representada no impugna las candidaturas, sino el reglamento aprobado por Rosado Colomer.

La CEE solicitó, por su parte, la desestimación del recurso legal de su faz debido a que no contiene hechos que tomados como ciertos justifiquen la concesión de un remedio.

Asimismo, el organismo electoral expone que la corte no tiene jurisdicción sobre la materia por no haberse notificado la petición a una o más partes indispensables en el término jurisdiccional establecido y por entender que la peticionaria carece de legitimación activa al no exponer un daño real e inmediato, sino uno especulativo e hipotético por tratarse de una reclamación madura.

La CEE argumenta que el artículo 10.10 del Código Electoral, que trata sobre la intención del elector, especifica que en la adjudicación de una papeleta, el criterio rector que debe prevalecer es respetar la intención del elector al emitir su voto con marcas válidas que se evaluarán conforme a reglas de adjudicación objetivas y uniformes, utilizadas por los sistemas electrónicos de votación o escrutinio utilizados por ese organismo.

El abogado de la CEE, Manuel Fernández Mejías, insistió en que el recurso de Irizarry debe ser desestimado por incumplimiento con el mecanismo de acumulación de parte indispensable, que sería aquella persona cuyos derechos o intereses podrían quedar destruidos o inevitablemente afectados por una sentencia dictada, estando esta persona ausente del litigio.

“En este caso hay unos candidatos que se dejaron fuera (del pleito)… si no fueron incluidos no puede haber jurisdicción del tribunal… No importa lo que la compañera (Torres Reyes) diga, hay votos que afectan de una manera u otra a los otros candidatos”, argumentó.

La CEE expone que si hubiese adoptado la interpretación de la peticionaria en lo que respecta a las máquinas de escrutinio electrónico, “ello hubiese representado la monumental reprogramación de las máquinas de escrutinio que, ante el calendario electoral comprimido, resultante después de las primarias celebradas, hacían de su faz materialmente imposible completar tal reprogramación antes del 3 de noviembre de 2020”.