Ozuna

>Archivo / EL VOCERO

Después de que desistiera de pedir una investigación al Departamento de Justicia y a la Policía de Puerto Rico sobre un patrón de extorsión por parte del también exponente de música urbana Kevin Fret —asesinado el 10 de enero— temiendo que le afectara su ascendente carrera, el internacionalmente conocido exponente de trap Juan Carlos Ozuna Rosado, artísticamente Ozuna, acudió a las autoridades federales en Florida, pero también se arrepintió para evitar que sus denuncias acabaran siendo públicas.

El licenciado Antonio Miguel Sagardía, abogado de Ozuna, corroboró hoy ambas versiones obtenidas por EL VOCERO de fuentes policiales.

Sagardía, quien fue secretario de Justicia en 2009, abundó que hace varios meses acompañó a Ozuna a la División de Crímenes Cibernéticos en el Departamento de Justicia y que fueron atendidos por el fiscal Luis Freyre, quien tiene a su cargo esa unidad.

“Ozuna dio una querella sobre Fret que lo estaba extorsionando. Le examinaron el teléfono a Ozuna, quien estaba de gira y vino de Santo Domingo (República Dominicana) para atender el asunto. Tuvo que regresar”, dijo Sagardía.

La otra querella la hizo en la oficina del FBI en Miami y estuvo acompañado de otro abogado, señaló Sagardía.

“Decidió dejar el asunto ahí. Se iba de gira, la gente especulando y nos olvidamos. Llamé al fiscal Freyre y le expliqué. Freyre dijo que no estaba de acuerdo, que en Justicia querían ir hasta las últimas consecuencias”, indicó Sagradía agregando que la decisión la tomó el artista por la inmensa carga de trabajo y presentaciones que tenía.

Disponible para entrevista

Ozuna se encuentra en Los Ángeles y está disponible para viajar a Puerto Rico y ser entrevistado por los investigadores.

“Él no tiene nada que ver. Sé que a esta persona (Fret) lo mataron. No sé que estaba haciendo con otras personas. El que extorsiona lo hace más de una vez. Eso es una muerte que se tiene que esclarecer”, advirtió Sagardía.

El experimentado abogado comentó que en situaciones como la que atravesó Ozuna se pueden ver como “ese es el precio de la fama”. Agregó que por lo que ha salido en los medios lo mataron y había una persona mirando”.

“Nada que ver la extorsión con los hechos de la muerte. Llegó a pagar para que dejara de molestar. Le mandó mensajes a la esposa, se pagó porque a veces uno paga aunque no tenga que pagar para buscar la tranquilidad. La Policía lo sabe que hubo un desembolso”, recalcó Sagardía. “Es una muerte que la Policía tiene que esclarecer”.

Al menos tres fuentes vinculadas a la investigación del asesinato del trapero Fret, han revelado que como parte de la pesquisa se ha estado examinando las denuncias de Ozuna realizadas hace siete meses en las que presuntamente habría pagado alrededor de $50,000.

Las fuentes policiales apuntan que Ozuna tuvo la intención de que su denuncia fuera investigada por una agencia federal, pero al saber que de hallarse al responsable de las extorsiones se le radicarían cargos y el caso se convertiría en uno público, desistió.

Ojo a las cuentas bancarias

Entre las prioridades de la pesquisa por la violenta muerte del trapero, las cuentas bancarias de Fret serán examinadas esta semana y las fuentes desconocen cuánto dinero guardaba. Se procura corroborar si la cifra llegaba a los $400,000 que pudo haber ganado con la firma de un contrato con una disquera.

Fret fue tiroteado en la madrugada del jueves 10 de enero cuando manejaba su motocicleta por la intersección de la avenida Eduardo Conde y la calle Bellevue de Villa Palmeras en Santurce.

Tras los disparos varios agentes que realizaban una ronda lo hallaron gravemente herido sobre la motora e intentaron detener a un individuo que estaba al lado del moribundo joven. El trapero fue llevado al Centro Médico de Río Piedras donde murió.

Durante el curso de la investigación del asesinato los agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan a cargo de la pesquisa entrevistaron la semana pasada a las agentes de la División de Delitos Sexuales que acudieron a Justicia tras la visita de Ozuna.

Ozuna declinó radicar una querella formal contra al presunto extorsionista al ser informado que a la misma se le daría un número y cuyo contenido básico era de carácter público y no confidencial como pedía. El artista procuraba evitar el acoso de los medios noticiosos y que se fuera afectar su ascendente y lucrativa carrera, según las fuentes policiales.

La directora del CIC de San Juan, comandante Mayda Ortiz, expresó ayer que la investigación continúa y que no hasta la fecha no se ha determinado si Ozuna será entrevistado, apuntando que no es una persona de interés.

Escena que lo persigue

En la madrugada del miércoles 2 de agosto del 2017, Ozuna estaba a pasos de su mentor el narcotraficante Carlos Giovanny Báez Rosa, conocido como Tonka y Jova, cuando fue acribillado a balazos por varios sicarios en el Paseo Lineal en la barriada Cantera de Santurce.

Ozuna huyó del lugar y dejó abandonada y con el motor encendido, una costosa guagua Range Rover que fue confiscada por las autoridades. Días después del asesinato de Tonka el artista acudió al Cuartel General de la Policía en Hato Rey acompañado por Sagardía y otros dos abogados respondiendo a un citatorio y declaró que no vio a los sicarios que terminaron con la vida de su amigo.

Posteriormente radicó su residencia en Estados Unidos.

Esta semana deberán comenzar las pericias, como el examen del registro de llamadas del teléfono celular de Fret, que no ha sido ocupado.

Se espera tener los estados de sus cuentas que fueron pedidas por la Fiscalía a los bancos.