Julia Keleher

La exsecretaria de Educación, Julia Keleher, debe presentarse en la corte federal local antes del miércoles.

El juez federal Pedro Delgado señaló para el 4 de mayo de 2020 el inicio del juicio contra la exsecretaria de Educación, Julia Keleher; la exdirectora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela Ávila; el exasesor financiero Alberto Velázquez Piñol y otras tres personas acusadas por participar en un fraude de $15.5 millones.

En una orden del calendario del caso, el juez pautó para el 15 de enero de 2020 la fecha límite para informarle si los acusados se declararán o no culpables por este caso.

El descubrimiento de prueba debe ser finalizado para el 12 de agosto del año en curso y la vista con antelación al juicio para el 24 de abril de 2020.

Delgado emitió otra orden de mordaza para las partes de este caso, a fin de que cuando se seleccione el jurado el panel sea justo e imparcial.

Las acusaciones

El martes, un gran jurado emitió una acusación de 32 cargos contra Velázquez Piñol, Keleher, Ávila, Fernando Scherrer —socio administrador de BDO—, Glenda Ponce —exayudante especial de Keleher en Educación— y su hermana Mayra Ponce, dueña de la compañía Colón & Ponce.

De acuerdo con la acusación, los esquemas de fraude en contratos ascendieron a $15.5 millones: $13 millones en el DE y $2.5 millones en ASES.

Asimismo, el pliego acusatorio alega que Velázquez Piñol participó en los tres esquemas de fraude de fondos federales.

Se alega, además, que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Keleher para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $13 millones en Educación. Estos contratos eran pagados con fondos federales.

Los contratos contenían unas cláusulas en las que se prohibía la subcontratación de servicios y el pago de cabilderos. BDO incumplió con ambas cláusulas.

A cambio de las gestiones que hizo Velázquez Piñol con Keleher para obtener los contratos, BDO utilizó fondos federales para pagarle comisiones de un 10% del valor de los contratos.

En el esquema de ASES, se alega que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Ávila para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $2.5 millones. Los contratos fueron pagados con fondos federales.