Prisoner hands

Comité de Pena de Muerte en Washington deberá evaluar si recomienda que sean certificados 

Al presente existe un caso certificado para pena de muerte en Puerto Rico —el cual está pendiente de juicio— y otros cuatro casos que involucran a siete acusados, relacionados a delitos que serían elegibles a la pena capital.

Hasta el momento, el único caso local certificado a la pena capital por el secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, es contra Juan R. Pedro Vidal, acusado por el secuestro y ‘carjacking’ que desembocó en el asesinato de un vecino del residencial Lorenzana, en San Lorenzo.

Es el Comité de Pena de Muerte, con sede en Washington, el que evalúa si recomienda o no al secretario de Justicia que certifique un caso, para que una vez sea encontrado culpable el acusado sea sometido al proceso que encausa en la pena capital.

Vidal fue acusado junto a otras seis personas por secuestro y ‘carjacking’ contra dos hombres, en hechos ocurridos el 21 de noviembre de 2016. La víctima fue identificada por sus iniciales J.G.R., la otra persona fue identificada por sus iniciales E.R.B.

Ambos fueron baleados y metidos en el baúl de un vehículo. Posteriormente fueron llevados a un punto en Gurabo donde los acusados quemaron el auto. Sin embargo, E.B.R, logró escapar.

Los elegibles a la pena

Los casos por el asesinato de las mujeres transgénero Serena Angelique Velázquez Ramos y Layla Peláez Sánchez, por el que fueron acusados Sean Díaz León y Juan Carlos Pagán Bonilla, así como el caso del estudiante universitario Álvaro Torres de Jesús, en Utuado, son dos de los cuatro casos elegibles a la pena de muerte.

Para el 14 de diciembre, los abogados de Díaz León y Pagán Bonilla, Christopher Adams y Steven Potolsky, expertos en casos de pena capital, deben presentar sus argumentos en contra de este castigo.

Díaz de León y Pagán Bonilla presuntamente mataron a Velázquez Ramos y Peláez Sánchez, en hechos ocurridos en la madrugada del pasado 22 de abril, tras compartir con ellas en una doble cita en la residencia de Peláez Sánchez, ubicada en Las Piedras.

Las jóvenes grabaron a sus presuntos asesinos mientras compartían y subieron el vídeo a través de aplicación Snapchat.

Se alega que Pagán Bonilla narró que tanto él como Díaz De León sostuvieron relaciones sexuales con las víctimas y que al advenir en conocimiento de que eran mujeres transgénero, su amigo se enojó y se sintió engañado “porque le mintieron”.

Presuntamente Díaz De León regresó a su casa para buscar una pistola Glock negra, calibre nueve milímetros. Pagán Bonilla propuso salir de la casa y dispararle a Peláez Sánchez.

Peláez Sánchez le dio las llaves de su vehículo a Pagán Bonilla para que este condujera mientras ella se sentó en el asiento trasero con Díaz De León “para tratar de dialogar con él”, según trascendió en el caso.

Se dirigieron hacia el municipio de Juncos por la carretera PR-30. Velázquez Ramos también se encontraba en el interior del vehículo, un Hyundai Accent. Pagán Bonilla indicó a las autoridades que Díaz De León le disparó a ambas mujeres.

Pagán Bonilla regresó a la casa de Peláez Sánchez a recuperar su automóvil. Díaz De León le preguntó a Pagán Bonilla dónde podían deshacerse de los cuerpos y le sugirió llevarlos a una urbanización en Humacao, en el barrio Mambiche.

Trascendió que llenaron el auto con basura que encontraron en los alrededores para hacerlo más inflamable y le prendieron fuego con la intención de destruir cualquier evidencia de su participación.

Tres acusados por un carjacking

Por otra parte, queda pendiente ante el Comité de Pena de Muerte el caso contra Richard Montalvo Otero, Yabdier Hernández Camacho y Luis Rodríguez Otero, acusados por el ‘carjacking’ que desembocó en el asesinato del estudiante Álvaro Torres de Jesús, en hechos ocurridos el 1ro de octubre de 2019.

Torres de Jesús y otro compañero de estudios se encontraron el día del crimen en el negocio Bar de Hery’s, cercano al Recinto Universitario de Utuado, a donde llegaron los presuntos asesinos. Presuntamente, mataron a Torres para robarle su vehículo Toyota Rav4 del 2002.

También queda pendiente el caso contra Yismell Marcano Nazario, acusado por el asesinato del comerciante Efraín Rivera Sánchez, de 63 años, ocurrido en julio de 2017, en su negocio Sol de la Loma, ubicado en el sector La Romana del barrio Montones I, en Las Piedras. La esposa de la víctima, Gloria Marrero, de 63 años, también resultó herida. Marcano Nazario es representado por el abogado experto en pena de muerte, Douglas Ramseur.

De igual forma, queda pendiente el caso contra Jairo Huertas Mercado —presunto asaltante y secuestrador del cantante de música urbana Bryant Myers— quien fue acusado en un pliego enmendado junto a otras cuatro personas, por secuestrar y asesinar a tiros a un sujeto en hechos ocurridos el 8 de junio de 2018.

La acusación, emitida por un gran jurado, alega que el día del crimen, Brian “Retro” Díaz Serrano, Roberto “Cocodrilo” Meléndez Hiraldo, Huertas Mercado, Joshua Luyando González y Jadnel “Potro” Flores Nater, secuestraron a la víctima —identificada por sus iniciales W.G.E.—, la llevaron a un lugar remoto y le dispararon más de 30 veces con varias armas de fuego.

La acusación incluye un cargo por secuestro y dos cargos por usar, portar y disparar un arma de fuego durante un crimen de violencia, que resultó en la muerte de W.E.G.

Huertas Mercado es representado por los abogados Christopher Adams y Melanie Carrillo; Joshua Lyuando González por Jean Barret y Rachel Brill; Erick Pizarro Mercado por Jay Thorton McCamic y José Gaztambide; y Kevin “Choco” Villegas Carrasquillo por Andrew McCutcheon y Rafael Anglada.

Los también acusados, Wilkin Michael Cepeda Colón y Roberto Meléndez Hiraldo, no enfrentan la pena de muerte.

Los acusados que van al proceso para pena de muerte deben tener abogados especializados.