El intérprete de música urbana Luis Rivera González, conocido como Floyt Javi, y el profesor Ángel D. Dones Rodríguez, quien trabajaba en una escuela intermedia, encabezaban la lista de 40 arrestados en la redada denominada Operativo del Norte, en la que se procura aprehender 53 individuos por la venta de 22 armas y drogas.

Varios de los 40 arrestados disfrutaban de sentencias en probatoria en el foro federal. Los agentes del Negociado de Drogas, Narcóticos, Control del Vicio y Armas Ilegales concentraron los arrestos en distintos sectores de Toa Baja como Levittown y Sabana Seca.

Rivera González, de 25 años y vecino de Caguas, presuntamente realizó cinco transacciones con un agente encubierto en las que vendió una pistola con cargador y balas, una libra de marihuana y poco más de 100 gramos de cocaína. Un magistrado le señaló una fianza de $630 mil.

En el caso del profesor Dones se le imputan tres transacciones en la que presuntamente vendió 70 sobrecitos con cocaína por valor de $700. Dones trabaja en la Escuela Alejandro Tapia como maestro de matemáticas y las transacciones que se le imputan ocurrieron en un liquor store en Carolina.

En una conferencia de prensa en el Cuartel General en Hato Rey, el secretario de Seguridad Pública, Héctor M. Pesquera, y el comisionado Henry Escalera ofrecieron una lista de los arrestados.

Entre ellos están Abner Garay del Valle, de 25 años y empleado del municipio Caguas, y el guardia de seguridad Julio (Chino) Bonano Rivera, de 37 años, imputados por la venta de un rifle de asalto AK-47 con dos cargadores y 25 balas. Un agente encubierto pagó $2,900 por el arma y las balas. La transacción ocurrió en el estacionamiento de una lechonera en Caguas el pasado septiembre.

En las parcelas Palo Seco, en Toa Baja, fue arrestada Zoraida Padilla Martínez, de 70 años, por cuatro transacciones en las que le vendió un total de seis onzas de marihuana y nueve bolsas con cocaína a un agente encubierto.

También en Palo Seco, el encubierto contactó Luis Armando Díaz Martínez, de 30 años, con quien presuntamente realizó cuatro transacciones de compra de armas, cargadores y balas. Un magistrado le señaló de $2.2 millones.

Según la lista de acusados, un magistrado formuló denuncias por venta de marihuana contra Christian J. Fernández Torres, de 27 años y vecino de la urbanización Hacienda Real, quien labora como salvavidas en el balneario de Isla Verde.

Otro acusado por la venta de un cargador para una pistola fue identificado como Edwin Omar Núñez Rodríguez, de 32 años y vecino del barrio Cacao, en Carolina, quien es chofer de la Oficina del Procurador del Paciente.

El exagente Reinaldo Álvarez, de 48 años y vecino del sector La Planta, fue acusado por la venta de una bolsita con cocaína y otra con picadura de marihuana.