Policía

>Archivo/EL VOCERO

Julio Ángel Albarrán Santos, cuyo hermano Joed fue asesinado anoche en el balcón de su hogar, en Guayanilla, había sido acusado horas antes por un asesinato, por lo que no se descarta que la muerte ocurrida ayer pueda ser una venganza.

Julio Ángel, de 23 años, fue imputado como el presunto autor de la muerte de Ángel L. Caraballo Pacheco. Según la Policía, el pasado 11 de agosto Julio Ángel interceptó a la víctima en la carretera 378 en el barrio Sierra Baja en Guayanilla, y le chocó el vehículo Mitsubishi, Mirage en que viajaba con un amigo.

Julio Ángel, quien conducía esa noche un Toyota Tercel, provocó que Caraballo Pacheco chocara con un puente.

El joven, quien presuntamente actuó contra la víctima por un móvil pasional, se acercó a Caraballo Pacheco y lo agredió a batazos, provocando la exposición de masa encefálica. El 3 de septiembre Carballo Pacheco murió en el Centro Médico de Río Piedras.

El agente Luis R. Casiano de la División de Homicidios del CIC de Ponce, en unión a la Fiscal Camille Soto, llevaron el caso por conferencia virtual ante la jueza Mayra Peña, quien determinó causa para arresto y le señaló una fianza de $700 mil, la que no prestó, siendo reingresado en la cárcel de Las Cucharas, en Ponce, donde había sido sumariado el 13 de agosto por tentativa de asesinato, Ley de Armas, daños agravados, agresión y violencia doméstica con una fianza ascendente de $350 mil.

Joed, de 35 años, hermano de Julio Ángel, fue asesinado a balazos a las 9:15 de la noche de ayer en el balcón de su casa en la calle San Pedro, en el barrio Playa en Guayanilla. Joed había sido intervenido por la Policía, por casos de violencia doméstica, drogas, apropiación ilegal y resistencia al arresto, según la Policía.