Madre de Javier Cordero Nevárez

La madre de Javier Cordero Nevárez.

Los familiares del joven que murió en Río Piedras tras recibir 15 impactos de bala a manos de un grupo de agentes del Negociado de la Policía llegaron esta tarde hasta el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) para la identificación del cadáver. 

Javier Cordero Nevárez, de 16 años, murió anoche en un encontronazo con agentes de la Uniformada que lo perseguían porque, supuestamente, conducía un vehículo hurtado. El caso se encuentra bajo investigación del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) adscrito al Departamento de Seguridad Pública (DSP) por tratarse de un caso que involucra a los policías. 

El menor estaba desarmado y en la escena se levantaron 61 casquillos de bala calibre 9mm. El incidente se registró cerca de las 8:00 de la noche, entre las calles 15 SO y 40 SO de la urbanización La Riviera, en el barrio Monacillos de Río Piedras. 

Los progenitores del fallecido fueron identificados como Sheila Nevárez y Ángel Cordero. Ambos abandonaron el ICF entre llantos y en compañía de otro familiar que no fue identificado. 

"¿Fue un abuso policiaco lo que ocurrió?", preguntó EL VOCERO mientras ambas caminaban. “Eso mismo, que sí fue un abuso. Quiero justicia para mi hijo”, dijo Sheila, madre del menor.

El padre, por su parte, no emitió comentarios sobre el suceso en que su hijo perdió la vida.

Más temprano, este medio reportó que siete de los agentes y un sargento se encuentran bajo investigación por parte de investigadores del NIE. Los agentes y el sargento fueron desarmados y una de las tres patrullas fue ocupada por órdenes de la fiscal Betzaida Quiñones.

Los agentes y el sargento se fueron a sus hogares, después de que les hicieran las advertencias de sus derechos a guardar silencio.

Según fuentes de este medio, agentes del Negociado de Vehículos Hurtados de Carolina pidieron cooperación a sus compañeros uniformados del Precinto de Puerto Nuevo, para intentar detener a la guagua que presumían hurtada, aunque no lo era. La guagua Hyundai Tucson color gris modelo de 2016 aparece registrada a nombre de un vecino de Carolina.

La guagua, aunque no tenía gravamen de hurtada, era buscada desde la madrugada de ayer, cuando un vecino de Carolina denunció que se la habían llevado del frente de su residencia. Los agentes de Vehículos Hurtados procuraban dar con la guagua utilizando un sistema de posicionamiento satelital GPS, que el propietario le había instalado.

La guagua había sido ubicada en el residencial Luis Llorens Torres y en otros lugares y por la noche en La Riviera. Aunque estaba hurtada, nunca se registró en los sistemas de información un gravamen contra el vehículo.

El joven entró en una calle sin salida. Los agentes con sus patrullas bloquearon la salida y salieron de los vehículos.

El joven, quien tenía licencia vigente de aprendizaje, dio marcha en retroceso y se trepó sobre la acera, intentando escapar. En su intento, chocó un vehículo y los agentes abrieron fuego en más de 60 ocasiones. El adolescente cayó muerto sobre la acera, estimándose que recibió alrededor de 15 disparos. No se le ocupó arma de fuego alguna.

A la escena llegaron agentes y oficiales del Cuerpo de Investigaciones Criminales de San Juan y de la rama uniformada. La fiscal Quiñones, al iniciar la investigación, solicitó la intervención del NIE.

Según las fuentes, cinco de los agentes bajo investigación llevan alrededor de dos años o menos en la agencia.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.