Asesinato en Río Piedras

Cinco asesinatos, el primero de ellos de una mujer que fue salvajemente ultimada en Gurabo, se registraron entre las 12:00 del mediodía y las 10:22 de la noche de ayer, elevando a 415 las muertes violentas en lo transcurrido de año, un aumento de 65 comparado con 2020.

En el primero de los casos, la Policía fue alertada por vecinos de que un hombre había arrastrado con una guagua color verde a una mujer y que dejó el cadáver en el estacionamiento de una compañía de transporte en la PR-9944, en Gurabo.

Al llegar, los agentes hallaron el cadáver con el rostro destrozado y múltiples golpes de Rosa Julia Félix Gómez, de 54 años. El cadáver tenía una soga atada al cuello.

Rosa Julia Félix Gómez

Rosa Julia Félix Gómez.

Según las versiones bajo investigación, Jorge Bátiz Colón, de 61 años y oriundo de Guánica, había sostenido un altercado con la mujer, a quien golpeó. Le ató la soga al cuello y el otro extremo lo amarró en la guagua y la arrastró por una distancia considerable.

Jorge Bátiz Colón

Jorge Bátiz Colón.

Al llegar al estacionamiento, desató la soga y se fue a un negocio donde fue arrestado mientras se bebía una cerveza. Presuntamente admitió los hechos.

El hombre permanece detenido y la guagua Ford Explorer color verde que supuestamente usó para arrastrar a la mujer fue ocupada. El agente Jesús Torres Ramírez, de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Caguas, y la fiscal Ana María Martínez, tienen a su cargo la investigación.

Se espera la radicación de cargos de asesinato durante la tarde de hoy, desconociéndose si le será imputado el agravante de feminicidio. La víctima tenía antecedentes de violencia doméstica. Su muerte no aparece catalogada en las estadísticas de hoy como un caso de violencia de género.

De otro lado, a las 9:20 de anoche se desató una balacera en las inmediaciones de una panadería en la PR-182 en Yabucoa, en la que resultó mortalmente herido Manuel González Vázquez, de 25 años y vecino de las parcelas Martorell. Una joven de 22 años y un individuo de 29, resultaron heridos.

Por otra parte, a las 8:05 de la noche de ayer, fue hallado el cadáver baleado de Yorikki Javier Riera Ruiz, de 29 años, en un Jeep frente a su casa en la urbanización Mansiones de Carolina.

Mientras los agentes de la División de Homicidios del CIC de Carolina investigaban el asesinato, ocurrió otra balacera en la urbanización José Severo Quiñones, donde dos jóvenes que estaban en un vehículo Toyota Tercel modelo de 1995 resultaron muertos. La Policía no informó la identidad de los jóvenes asesinados, más allá del apodo de Bimbo, por el que se conocía a uno de ellos.