Patrulla de la Policía

>Archivo/EL VOCERO

TRUJILLO ALTO – Un niño de 12 años, estudiante de educación especial, se encolerizó en la tarde de ayer cuando la trabajadora social de la Escuela Jesús Silva, cerca de la urbanización Villas de Caney, le pidió que le entregara una pistola de juguete que llevó al salón de clases.

El niño disparó el dispositivo y un proyectil pequeño de plástico impactó a la trabajadora social en el abdomen. El niño siguió disparando contra otro estudiante y contra la maestra de educación especial a la que impactó en el brazo izquierdo.

Agentes de la Policía llegaron a la escuela a eso de las 4:40 de la tarde, y el menor ya había roto una verja con la aparente intención de irse.

Un grupo de paramédicos lograron controlarlo y fue llevado, acompañado por su mamá, a un hospital en el área metropolitana. La pistola de juguete fue ocupada por los agentes.

La División de Ayuda Juvenil del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Carolina dejó la investigación abierta hasta que el niño salga del hospital.