Masacre en Cidra

Personal del Instituto de Ciencias Forenses mientras removía uno de los cuerpos frente al negocio La Lomita, en Cidra. >Nahira Montcourt/EL VOCERO

La masacre que tuvo escena el martes en la noche en el barrio Certenejas en Cidra constituyó la undécima que ocurre en lo que va de año en Puerto Rico y esa cifra levanta bandera al compararla con la cantidad de matanzas reportadas anualmente por el Negociado de la Policía desde 2014 al presente.

La incidencia criminal en Puerto Rico, sin embargo, no es atribuida por las autoridades estatales a la falta de policías en las calles, sino a las luchas internas en el mundo del narcotráfico.

“Acaba de haber una masacre. Todas son desgraciadas, pero da la casualidad que dos de las personas que fallecieron son de los más buscados por la propia Policía. Es otro incidente a todas luces relacionado al narcotráfico que estamos combatiendo”, reaccionó el gobernador Pedro Pierluisi tras la balacera frente al negocio La Lomita que terminó con la vida de cuatro hombres y en la cual dos individuos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

En 2020, según las estadísticas recopiladas por EL VOCERO, hubo ocho masacres para un total de 26 víctimas en conjunto y en 2019 se registraron cinco, con 18 víctimas. El 2018 terminó con siete masacres (21 víctimas) y en 2017 ocurrieron cinco (16 víctimas). Mientras que en 2016 hubo ocho matanzas (23 muertos), en 2015 se registraron siete (21 víctimas) y en 2014 ocurrieron siete (23 víctimas).

Antes de 2014, los años con mayor número de masacres fueron 2001 con 15 y 2000, con 14. En 2009 se registraron 901 asesinatos, en 2010 la suma subió a 1,017 y en el año 2011 se rompió el récord con 1,164 muertes violentas.

Masacre en Cidra

>Fotos: Nahira Montcourt / EL VOCERO

El gobernador reiteró ayer su planteamiento de que la desarticulación de gangas de asesinos a sueldo y de narcotraficantes provoca los crímenes recientes. “Cuando desarticulas puntos (de drogas) de personas que estuvieron grabadas en el proceso de hacer transacciones, eso, en ocasiones, genera violencia porque entonces otras organizaciones tratan de disputarse el control del territorio cubierto por el punto en cuestión”, expresó Pierluisi.

La estrategia de la Policía, según explicó, es “identificar los gatilleros y sacarlos de circulación, porque en gran medida los asesinatos los están causando gatilleros, personas contratadas a esos efectos”.

A modo de ejemplo, mencionó como estrategia el operativo ‘100x35’, en el que supuestamente la Policía logró arrestar a 318 personas identificadas por las autoridades como gatilleros.

“Está muy bien pensada la estrategia y va a continuar. Uno lamenta cada incidente, pero no podemos dudar lo que ha dicho la Policía que ahora el 80% de la violencia extrema está de una forma u otra relacionada con este narcotráfico”, sostuvo.

EL VOCERO preguntó ayer al jefe del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en la Isla, Joseph González, cómo veía la situación de los asesinatos y el narcotráfico en Puerto Rico.

“Es difícil decir. Yo sé que hay mucha comparación con el año pasado y están comentando mucho que los asesinatos han subido este año, pero si comparamos con el año pasado, que era un año en pandemia y todo estaba cerrado, tenemos que mirar para atrás, al 2018, 2019, que seguimos ese mismo nivel de 600 y pico de asesinatos. Pero uno es demasiado”, respondió González a este medio.

Sicarios iban tras convicto federal

La información más reciente sobre el caso de Cidra apunta a que el objetivo de los sicarios que cometieron la masacre era Jonathan O’Neill “Ónix” Ortiz Castrodad, quien se encontraba en libertad después de haber figurado en la lista de los más buscados hasta su captura en Barranquitas en marzo de 2020 y ser acusado en el foro federal por la portación ilegal de dos pistolas.

El hombre cumplió menos de un año de cárcel luego de ser acusado por las autoridades federales y estaba en la libre comunidad.

La sentencia de muerte a Ónix fue una promesa de unos jóvenes que viven en el mundo del narcotráfico, durante un sepelio el lunes de un individuo que fue asesinado en Cidra. Ónix también era el sospechoso de otro asesinato ocurrido el 27 de octubre, por el control de los puntos de drogas de otro delincuente con quien compartió mientras estuvo confinado en la cárcel federal.

Ónix, quien tenía 27 años, estaba con los otros individuos, todos armados con pistolas, cuando llegaron los sicarios en dos automóviles y abrieron fuego. Se estima que hubo un intercambio de disparos, ya que en el lugar se levantaron cerca de 190 casquillos de bala.

Otras de las víctimas fueron identificadas como Andrés Manuel Bonilla Rivera, de 38 años y vecino de Certenejas, y Sebastián Figueroa Chamorro., de 28 años y con antecedentes por robo.

El cuarto fallecido no había sido identificado ayer tarde por la Policía.

A media tarde de ayer, el coronel Roberto Rivera, responsable de la rama investigativa de la Policía, se encontraba en Caguas dirigiendo la pesquisa sobre la masacre. Una de ellas era examinar las grabaciones de las cámaras de seguridad cercanas al negocio La Lomita. Otros grupos incursionaron en distintos sectores en Cidra, Caguas y Cayey, donde podrían estar los sicarios.

Según Rivera, se estaba analizando la información recibida sobre los enemigos de Ónix, quien estaba siendo acechado por los sicarios. Tras conocerse que había llegado a La Lomita, donde se quedó afuera y no entró a celebrar el cumpleaños del dueño, llegaron los asesinos con la encomienda de disparar a mansalva.

La investigación, entre sus avances, tenía la descripción y tablillas de los carros usados para el crimen, lo que serviría para rastrearlos, y los apodos de varios individuos.

Crean grupo de trabajo

Tras lo sucedido, el comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, anunció la activación de un grupo especial con la encomienda de esclarecer los asesinatos ocurridos en Cidra.

Según López Figueroa, las estadísticas de asesinatos en lo que va de este año muestran una tendencia de incidentes criminales en las inmediaciones o en el interior de barras y establecimientos comerciales donde venden bebidas alcohólicas y operan en horas de la noche o hasta la madrugada.

“El equipo especializado que se formó a raíz del incidente está integrado por agentes experimentados de las unidades de Homicidios, Inteligencia Criminal, Crímenes Mayores, Drogas y del Centro de Recopilación y Diseminación de Información Criminal. El centro analiza la información y todo dato que recibe la Policía en torno a la incidencia delictiva”, indica el comunicado de la Uniformada.

Además, el comisionado de la Policía confirmó información que publicó EL VOCERO de que los hombres baleados están vinculados a dos asesinatos recientes cometidos en Cidra.

Horas antes de la masacre en Cidra se registró un asesinato en Río Piedras y en la madrugada de ayer otro en Mayagüez, elevando las estadísticas de muertes violentas a 586 en lo transcurrido de 2021, un aumento de 80 casos comparado con 2020.