Escena del crimen

Jesús M. Nieves Rodríguez, quien era el principal objetivo de los sicarios que perpetraron anteanoche la novena masacre de 2021 en la Isla, había sido objeto de un atentado el año pasado en el que murió la mujer de 21 años que lo acompañaba.

“El gato de Toa Alta” —como era conocido Nieves Rodríguez según la Policía— murió junto a otras dos personas en un ataque en el que también resultaron heridos de bala tres jóvenes. Los hechos ocurrieron en el negocio Caldosos Bar & Restaurant, del barrio Cedro Arriba, en Naranjito.

Jesús M. Nieves Rodríguez

Jesús M. Nieves Rodríguez >Suministrada

Según los informes de la Policía, el 8 de diciembre de 2020 Nieves Rodríguez, de 34 años, viajaba en un Can-Am por el kilómetro 1.1 de la carretera PR-824 en el barrio Galateo, en Toa Alta, cuando fue tiroteado.

La joven Dashery L. Otero Ríos, quien viajaba con él, resultó muerta al recibir un balazo en la espalda. El informe policiaco de esa balacera señala que Nieves Rodríguez fue herido de gravedad.

Ocho meses antes, el 7 de abril de 2020, los agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón radicaron cargos por tentativa de asesinato contra Nieves Rodríguez, por hechos ocurridos el 23 de marzo de ese año en el sector San José de Toa Baja. Ese caso no prosperó por la supuesta ausencia de los testigos citados por el tribunal.

Nieves Rodríguez, con domicilio en el barrio Quebrada Cruz, de Toa Alta, también estuvo bajo investigación por el asesinato del mecánico Víctor Prado, ocurrido el 19 de febrero de 2020 en las parcelas nuevas del sector San José, en Toa Baja. En ese caso se le señaló una fianza de $1.2 millones, pero no prosperó por la ausencia de testigos.

La masacre de Naranjito se registró a las 10:56 p.m. del domingo, en vísperas de una reunión citada en La Fortaleza a la que fueron convocados los comandantes de las 13 áreas policiacas y otros oficiales. En el cónclave se discutirían las estrategias de trabajo y otros problemas en la Uniformada.

En el ataque de anteanoche Nieves Rodríguez murió en el acto.

En el establecimiento Caldosos también murió baleado Rey Fernando E. Collazo Cabrera, conocido como Freddy, de unos 30 años y quien atendía el establecimiento, propiedad de su familia. La otra víctima fue Kelvin Julián Pérez Díaz, de 22 años, quien fue declarado muerto en Centro Médico de Río Piedras.

Otros dos jóvenes, de 18 y 19 años, fueron trasladados a distintos hospitales con heridas leves.

El agente Carlos A. Burgos, del destacamento Cedro Arriba, custodió la escena. La investigación está en manos de la agente Arleen Fernández, de la División de Homicidios del CIC de Vega Baja.

La estadística preliminar de asesinatos se encontraba ayer en 487, un aumento de 51 casos en comparación con el mismo periodo de 2020. Nueve de estas muertes violentas ocurrieron el pasado fin de semana.

Otros casos

La primera masacre de 2021 ocurrió a media tarde del 11 de enero en el expreso Baldorioty de Castro, en Isla Verde, cuando un individuo asesinó a un agente estatal y a dos agentes municipales de Carolina.

El 19 de enero, tres jóvenes fueron asesinados a balazos en el clausurado Moisty Water Park, en Caguas.

En la noche del 15 de marzo se registró una balacera en el sector La Grama, del barrio Hato Viejo, en Ciales. El saldo fue de tres víctimas, una de ellas una mujer embarazada.

El 14 de abril, tres individuos perdieron la vida a manos de sicarios en el barrio Naranjito de Hatillo.

Asimismo, el 6 de junio dos hombres y un adolescente de 15 años fueron ultimados a balazos en el barrio Medianía Baja, en Loíza. El 27 de junio se registró otra masacre, con tres víctimas, en el barrio Lavadero, en Hormigueros. Allí murieron dos hermanos y un joven.

En la tarde del 19 de julio tres jóvenes fueron asesinados en la calle Jorge Bird, en Fajardo. Otros tres jóvenes fueron asesinados en la mañana del 23 de julio en la urbanización Country Club, en Río Piedras.