La Tómbola

En un negocio de Toa Baja, bautizado como La Tómbola, fueron asesinadas nueve personas el 17 de octubre de 2009.

Un recuento parcial de las masacres ocurridas en las últimas dos décadas y media refleja que en el 2016 Justin Acosta Mcgowin confesó que ultimó a machetazos a sus abuelos paternos Jorge Agosto López, de 82 años; Norma Ojeda Martínez, de 68 años y a otro familiar Pedro Bonilla, de 80 años, para robarle la guagua. El hecho ocurrió en Cabo Rojo, donde el joven que nació y creció en Estados Unidos había venido a pasar unos días con sus abuelos paternos. El juicio está pendiente de una determinación ante los planteamientos de la defensa de que el imputado no es procesable.

Otro caso en el 2016 fue imputado a Joseph Matos Díaz, de 23 años, quien llegó hasta la residencia en el sector La Loma, en el barrio Canovanillas, en Carolina. Al discutir con la joven y madre de su hijo, quien era para esa fecha la nueva pareja, Jonathan J. López Pizarro, de 22 años y su padre Jonathan M. López Castro, de 41, fueron asesinados mientras intervenían en la pelea con la mujer. Una tercera persona identificada como Jonathan Rodríguez Cabrera, de 23 años, también resultó muerta.

Otro trágico episodio de violencia en el 2016 lo protagonizó Erick Seguinot Ramírez, de 50 años, quien estranguló a sus tres hijos entre las edades de 6 a 10 años, se registró el 2 de noviembre en la urbanización Jacaranda, en Ponce. Seguinot, quien se ahorcó, no se quería divorciar de la madre de sus hijos la brasilera Marlene Martins. El hombre estaba en la casa de su mamá con un grillete electrónico esperando ser procesado por un caso de violencia de género.

El 13 de noviembre de 2016 en el barrio Abras, en Corozal, un joven le llamó la atención a otro porque estaba saliendo con su pareja. Tras una breve pelea el individuo al que le reclamaron alegadamente regresó al lugar de la pelea en los predios de una gasolinera para matar al joven que le había reclamado. La balacera dejó un saldo de cinco muertos y cuatro heridos, y las autoridades trabajan para la pronta radicación de cargos.

El 1 de noviembre de 2016 en el Residencial San Fernando, en el barrio Monacillos, en Río Piedras una mujer y dos hombres fueron asesinados y la otra el 21 de junio hubo tres víctimas en el barrio Antón Ruiz, en Humacao con tres víctimas.

En el 2015 hubo ocho masacres, la última de ellas el 28 de diciembre en la Comandancia de Área de Ponce donde el agente Guarionex Candelario Rivera asesinó al comandante Frank, la teniente Luz M. Soto Segarra y la agente Rosario Hernández de Hoyos. Hubo 24 víctimas de masacre ese año.

En el 2014 hubo siete masacres con 23 víctimas; el 2013 hubo ocho masacres 28 víctimas; el 2012 hubo 10 masacres 32 víctimas; 2011 hubo 10 masacres. El primer hecho trágico ocurrió el 1 de enero cuando Justino Sánchez Díaz le pegó fuego a su casa en el municipio de Florida, cobrando seis víctimas entre ellas su mamá, hermanos y otros familiares. Ese año hubo un total de 36 víctimas.

En el 2010 hubo siete con 27 víctimas. El 3 de junio una de las masacres cobró seis víctimas en una balacera que ocurrió en la calle Pascual Meléndez, en Morovis.

En el 2009 se registraron seis masacres, entre ellas la más cruenta en las últimas décadas cuando el 17 de octubre un grupo de sicarios disparó contra las personas que estaban en el negocio La Tómbola, en el barrio Sabana Seca. La balacera cobró ocho vidas y dejó 23 heridos. En el 2008 se registraron ocho masacres con 27 víctimas; 2007 hubo cinco masacres con 15 víctimas; 2006 cinco masacres; 2005 una masacre; 2004 13 masacres con 34 víctimas dos de ellas ocurridas en Bayamón y Aguadilla fueron entre familias; 2003 nueve masacres con 29 muertos.

Otros años con el 1993 y 1994 culminaron con 11 y 14 masacres, respectivamente.

Tags