Moesha

Varias personas que se presume fueron testigos del asesinato de la joven Moesha Michely Hiraldo Maldonado, ocurrido el domingo pasado entre los edificios G-6 y G-7 del residencial Manuel A. Pérez en Hato Rey, fueron entrevistadas por agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan y sostuvieron que “no vieron nada”.

Se cree que el autor del feminicidio fue llevado al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín por un grupo de narcos en la noche del lunes y que abordó un vuelo a Estados Unidos por temor a que vecinos molestos pudieran tomar la justicia en sus manos.

El caso va por el mismo camino que el ocurrido el 9 de septiembre de 2017, cuando el niño Anaudi Adorno Morales, de nueve años, fue asesinado en medio de un tiroteo frente al edificio G-8 del residencial Manuel A. Pérez. Ese día fue ultimado José “Papito” Saurí de Jesús, hecho que las autoridades atribuyeron a una venganza por el asesinato de Ángel Morales Canini, quien era tío de Anaudi.

En ambos incidentes violentos, según fuentes del CIC de San Juan, el miedo a los sicarios ha sido determinante para que los vecinos guarden silencio y que puedan quedar impunes ambos hechos de sangre.

En el caso de Moesha, todo apunta a un móvil de violencia machista. Los agentes no han podido entrevistar al joven que fue pareja de la víctima, al que se vincula a una organización criminal que opera en el referido residencial.

La comandante Mayda Ortiz, directora del CIC capitalino, confirmó ayer que entre los entrevistados hay familiares del sospechoso, quienes alegaron no haber visto nada.

Moesha, quien tenía 18 años, fue la afortunada madre que trajo al mundo a la primera bebé de 2017 en la Isla, a la que llamó Amelyanis. Hace varios meses tuvo a su segunda criatura.

Estancada otra pesquisa

Con este caso suman dos los asesinatos con móvil de violencia de género que se registran este año en la ciudad capital. El otro fue el de la empleada de comedores escolares Jackeline Vega Sánchez, cuyo cadáver putrefacto fue hallado en el baúl de su automóvil el 6 de febrero en la urbanización Las Delicias, en Río Piedras.

La pesquisa de la muerte de Vega Sánchez no avanza, en espera de las comparaciones de muestras de material genético levantadas en el hogar de su expareja. El sospechoso continúa en la libre comunidad, sin ser acusado.

Tags